sábado, 15 diciembre 2018
01:10
, última actualización
Cultura

Bienvenidos al bar de Zaj

El Festival Contenedores abre desde hoy en el CAAC una cantina en honor del mítico grupo de música vanguardia en su 50 aniversario.

el 12 dic 2014 / 21:46 h.

TAGS:

Vista general de la exposición En el bar de Zaj, 50 años de ediciones, sobre, alrededor, con, desde Zaj, en el CAAC desde hoy y hasta el próximo 11 de enero. / J. M. Paisano Vista general de la exposición En el bar de Zaj, 50 años de ediciones, sobre, alrededor, con, desde Zaj, en el CAAC desde hoy y hasta el próximo 11 de enero. / J. M. Paisano

La veterana muestra de arte de acción Contenedores –que alcanza con esta su decimocuarta edición– no podía pasar por alto a Zaj cuando se cumple el 50 aniversario del surgimiento del grupo, allá en 1964. ¿Qué es Zaj? puede estar preguntándose. Sería fácil afirmar que Zaj es lo que ustedes quieren que sea. Uno de sus miembros, Walter Marchetti, insistía en que era un bar a cuya barra se asomaba todo aquel que sintiera algo de curiosidad.

En sentido estricto Zaj fue un grupo de música de vanguardia español que invirtió la palabra jazz para obtener tres fonemas categóricamente castellanos. «La actitud pujante, activa, militante de Zaj en la España gris de los 60 sigue absolutamente vigente hoy, porque hemos alimentado la llama desde el accionismo artístico español», opina Rubén Barroso, responsable de Contenedores, que desde hoy y hasta el 11 de enero, ocupa un espacio importante en el Pabellón Real del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), único valedor institucional del evento.

Rubén Barroso, responsable de Contenedores. / J. M. Paisano Rubén Barroso, responsable de Contenedores. / J. M. Paisano

«El centro ha colaborado al máximo, aunque en lo económico todo esto lo organizo yo, sin ayudas, por supuesto sin el Ayuntamiento, porque quiero demostrar que Contenedores no es negocio, es actitud, colaboración y compromiso. Si no me dan, me las ingenio», defiende Barroso, performer, accionista, gestor cultural, pensador, dandy, vanguardista con dos pies en el siglo XX y dos manos en el XXI. «Entiendo que habrá gente que Zaj le sonará a chino, pero yo monto exposiciones entretenidas, y cualquier persona que se acerque por aquí saldrá sabiendo de qué va esto, algo que por cierto rezuma mucho humor», dice.

Pero si aun hay dudas, pone a su disposición su email para organizar visitas guiadas... o accionadas, como la que hará el próximo sábado 10 de enero. De momento, hoy, a partir de las 12.30 horas, Un algo, varios etcéteras y algunas íes seguido de Sevilla tuvo que Zej constituyen el descacharrante pistoletazo de salida de la cita, a cargo de una Orquesta Zaj que interpretará algunas de las divertidas y polémicas obras que el grupo original (formado por Juan Hidalgo, el citado Marchetti,Ramón Barce o la reciente Premio Velázquez, Esther Ferrer) interpretaba en sus conciertos.

Además, se presentará el número dos de la revista Casos de estudio, centrado en Zaj, y que hace las veces de catálogo de la muestra. El programa Ars Sonora de Radio Clásica dedicará dos emisiones a rememorar lo que Zaj significó y significa en la cultura contemporánea española y, el próximo jueves, el periodista de El Correo, Ismael G. Cabral, ofrecerá una charla audición centrada en el aparato musical zajiano.

«Estamos contando una historia muy importante del arte moderno, un relato que a veces se ha querido obviar», reivindica Barroso. Contra viento y marea, el «bar de Zaj sigue abierto hasta hoy mismo, casi con las mismas premisas de austeridad y magnífico humor con el que comenzó». En 1967, en el Teatro Infanta Beatriz de Madrid, Zaj no pudo completar su concierto debido al escándalo que suscitaron. ¿Qué sucederá hoy, 47 años después?

  • 1