miércoles, 24 abril 2019
15:39
, última actualización
Local

Boicot a los comicios birmanos

La líder de la oposición no se presenta al ver “injusta” la ley electoral.

el 29 mar 2010 / 20:10 h.

TAGS:

El principal partido de la oposición birmana, Liga Nacional para la Democracia (LND) liderada por la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, anunció ayer que boicoteará las elecciones que la Junta Militar tiene previsto celebrar este año. La formación decidió no registrarse ante la Comisión Electoral porque las nuevas leyes aprobadas para la votación por el régimen son "injustas", informó a los periodistas el portavoz de la LND, Nyan Win.

El comité ejecutivo del partido optó finalmente por seguir el camino trazado por Suu Kyi, quien hace seis días se pronunció claramente a favor de no concurrir a unos comicios en los que no podría haber sido candidata porque cumple una pena de arresto domiciliario, de acuerdo a la nueva legislación.

Tampoco hubiera podido optar a la Jefatura del Estado porque estuvo casada con un extranjero y sus hijos tienen pasaporte del Reino Unido, aunque la activista -que ha vivido privada de libertad durante 14 de los últimos 20 años- dejó la decisión en manos de la dirección. "Después de un voto unánime, hemos decidido no registrarnos como partido político porque las leyes electorales son injustas", añadió Nyan Win tras salir del encuentro del comité ejecutivo del partido, que estuvo vigilado por decenas de policías y militares en Rangún.

La LND se ahorra así el mal trago de haber tenido que expulsar de sus filas a su líder histórica, tal y como establecen las normas aprobadas por los generales birmanos y denunciadas por la oposición y la comunidad internacional. A partir de ahora, el partido tendrá que disolverse u operar desde la clandestinidad, aunque si cambia de opinión, el plazo para registrar nuevos partidos concluye la primera semana de mayo, mientras el jefe de la Junta Militar, general Than Shwe, aún no ha anunciado la fecha exacta de las elecciones.

Los analistas consideran que el boicot restará legitimidad a una llamada a las urnas que es vista por muchos como una mera estrategia de maquillaje político para perpetuar en el poder a los uniformados que detentan el poder en Birmania desde 1962. Prueba de ello fue una de las primeras decisiones de la recién establecida Comisión Electoral, que confirmó la anulación de los comicios de 1990.

  • 1