sábado, 19 enero 2019
12:59
, última actualización
Local

Cayetano baja a la tierra y conoce al PER y a los jornaleros

La Casa de Alba estudia comercializar con su marca los productos de la cooperativa de Marinaleda.

el 20 dic 2011 / 20:42 h.

TAGS:

Cayetano Martínez de Irujo estrecha la mano de Sánchez Gordillo junto al sindicalista Diego Cañamero. / josé manuel vidal (efe)

"He aprendido mucho del PER y de los problemas de los jornaleros, porque a pesar de dirigir una empresa agrícola no los conocía", declaró el conde de Salvatierra, Cayetano Martínez de Irujo, a quien le están saliendo muy caras sus palabras peyorativas poniendo en duda las ganas de trabajar de los andaluces y tirando por tierra la imagen de la Casa de Alba. Ya dijo que lo sentía "infinito" y ahora, tras reunirse con dirigentes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), se ha comprometido a poner en marcha un centro de formación para trabajadores agrarios en la Sierra Sur sevillana.

Ayer Martínez de Irujo se reunió con dirigentes del SAT, entre ellos su secretario general, Diego Cañamero, en la finca Las Arroyuelas, en Carmona (Sevilla), propiedad de la Casa de Alba, y que el pasado viernes fue ocupada por unos 500 jornaleros del sindicato en repulsa a los "insultos" efectuados contra los trabajadores andaluces por el conde de Salvatierra en un canal de televisión. En concreto en el espacio Salvados de Jordi Évole, donde en una entrevista consiguió incendiar las redes sociales, la clase política y a los trabajadores del campo, con una serie de afirmaciones que redundaban en el tópico de la vagancia de los andaluces, asegurando además que encontró un alto fraude en las ayudas del PER cuando comenzó a gestionar las tierras de su madre, la duquesa de Alba.

Además declaró que le hubiera gustado vivir en la Edad Media, retomar la constumbre de dar "un sobrecito y una comida" a sus trabajadores, aseguró que su familia no era rica y tenía lo suficiente para subsistir y defendió las ayudas de la Unión Europea (3 millones de euros) que reciben como terratenientes. Ayer Martínez de Irujo cambió de tono. Acompañado por algunos de sus asesores se reunió durante más de una hora con una representación del SAT. Una reunión "extremadamente positiva" en la que aprendió mucho, dijo.El conde quiso dejar claro que "rectifica" en su "interpretación del PER", de forma que "a día de hoy, para mí el PER es un mal menor dentro de los problemas del campo de Andalucía". Su madre ya se desmarcó de sus declaraciones en una carta.Tras dicho encuentro se comprometió a "poner en marcha un centro de capacitación y formación en la Sierra Sur de Sevilla para los trabajadores del campo", en lo que va a colaborar la Casa de Alba y para lo que también va a pedir ayuda o colaboración "a alguna institución y alguna firma comercial".

Además anunció que creará la marca Casa de Alba para comercializar aceite de oliva y otros productos agrícolas y va a estudiar hacer viable una comercializadora de algunos de estos productos. Se mostró "dispuesto a colaborar con el sindicato" e incluso va a visitar tras las fiestas el proyecto de Los Humosos, la cooperativa de afiliados del SAT en Marinaleda (Sevilla), con la que colaborará la Casa de Alba en la comercialización de productos.

Quieren tierras además de las disculpas

El secretario general del SAT, Diego Cañamero, valoró la marcha de la reunión con el Conde de Salvatierra, donde el sindicato le planteó que “pidiera disculpas al pueblo por la ofensa”, le pidió que entregara sus tierras o una parte de sus tierras para hacer cooperativas, algo que, según asegura Cañamero a Europa Press, “Martínez de Irujo nos dice que lo tiene difícil”.

El SAT le ha hecho entrega de un listado de trabajadores “dispuestos a trabajar en sus 12 cortijos” y le han informado sobre “cómo funciona el PER”.
Cañamero valoró que Martínez de Irujo “está dispuesto a colaborar” y destaca su actitud “de disposición a saber más de agricultura, pues desde lo alto del caballo se conocen pocas cosas”. “No hay trabajo, pero los terratenientes tampoco se han preocupado de crear trabajo”, ha agregado Cañamero, quien en su encuentro con el noble le dijo que su madre, la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James “no es merecedora de ninguna medalla de Andalucía”.

Martínez de Irujo aseguró que a partir de ahora va a estar “en hilo directo” con este sindicato, que le pareció “muy sensato”, por lo que va a entrar en “línea directa de comunicación y cooperación”. “Quiero dejar claro que mi empresa agrícola está al máximo de su explotación y al máximo en contratación de empleo incluso un poco por encima de las necesidades de los trabajadores, porque siempre ha sido muy sensible”, aseguró.

  • 1