miércoles, 21 noviembre 2018
09:19
, última actualización
Local

Chamizo insta a revisar las Urgencias

El Defensor Andaluz pide que se establezcan protocolos concretos para los pacientes mayores o en estado terminal

el 05 feb 2012 / 21:57 h.

TAGS:

El Defensor del Pueblo andaluz, José Chamizo, ha instado a la gerencia del hospital universitario Virgen del Rocío de Sevilla a que “revise” los procedimientos existentes, “o en su caso se establezcan protocolos concretos”, relativos a la atención en Urgencias de los pacientes de avanzada edad o que se encuentren en estado terminal, después de recoger una queja de familiares de una paciente ya fallecida que encadenó varias estancias en las Urgencias de este centro con “irregularidades diversas”, según la familia, mientras que el hospital afirma que la mujer fue bien atendida y destaca la profesionalidad de sus trabajadores.

Este expediente del Defensor, al que ha tenido acceso Europa Press, se inició tras recibir distintas denuncias de una mujer, relacionadas con la asistencia sanitaria y la atención proporcionada a su madre en los diversos episodios asistenciales que protagonizó en este centro hospitalario de Sevilla.

En concreto, la mencionada resolución se hace eco de cuatro momentos temporales, encadenados a las estancias en Urgencias o a los ingresos hospitalarios subsiguientes a las mismas con “irregularidades diversas”. Así, recoge que a mediados de julio de 2008 la paciente acudió al servicio de Urgencias del Virgen del Rocío aquejada de confusión mental, pérdida de memoria y debilidad muscular, siendo dada de alta con diagnóstico de hiponatrenia e indicación de tomar líquidos salinos.

Volvió a dicho servicio el día 30 de aquel mismo mes, tras un empeoramiento progresivo de su estado, donde permaneció ingresada durante 15 días, “durante los cuales señala la interesada que llegó a vivir momentos muy críticos, que le dejaron secuelas físicas y cognitivas”. En esta ocasión el diagnóstico fue de hiponatrenia severa y se menciona la estancia de la paciente “sin monitorizar en el área de Observación de Urgencias”, con trato “descortés y deshumanizado de un facultativo, aparte de la negativa a la identificación solicitada por parte de otro”.

A principios de noviembre, prosigue el escrito del Defensor, la interesada se personó de nuevo con su madre en el servicio de Urgencias aquejada en este caso de insuficiencia respiratoria, que determinó otra vez el pase de la paciente al área de observación “en la que permaneció atada a la cama durante toda una noche, después de que la facultativo responsable se hubiera negado al acompañamiento de los familiares para tranquilizar a la paciente”.

Por último, el 30 de abril de 2009, la paciente regresó al servicio de Urgencias padeciendo disnea y precisando por ello oxigenoterapia, aunque consciente. Al cabo de un tiempo, ingresó en observación “donde vuelve a permanecer sin monitorización y sin tratamiento, para terminar falleciendo al día siguiente, sin ningún intento, en opinión de la interesada, de luchar por su vida ni de reanimación”.

A la luz de estos hechos, la hija estima, por un lado, que se ha producido una atención sanitaria negligente “que no ha tratado de determinar las causas de la hiponatrenia, y que no han realizado ningún esfuerzo por la supervivencia de la paciente, condenándola a morir desde el principio teniendo en cuenta la edad de la misma”.

  • 1