jueves, 21 marzo 2019
16:37
, última actualización
Local

Comienza la era de Susana Díaz

Empleo, transparencia y la lucha contra la corrupción, las claves de la nueva etapa que se abre en San Telmo

el 04 sep 2013 / 07:00 h.

TAGS:

La próxima presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto al presidente en funciones, José Antonio Griñán La próxima presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto al presidente en funciones, José Antonio Griñán A las 12 en punto, la candidata única a la Presidencia de la Junta se subirá a la tribuna del salón de plenos del Parlamento para pronunciar su esperado discurso de investidura. Un día después, la socialista Susana Díaz, de 38 años, se convertirá en la primera mujer en presidir Andalucía. El relevo generacional y de género que supone la sucesora de José Antonio Griñán –quien se marcha de San Telmo 17 meses después de ser elegido por los ciudadanos– se plasmará en un discurso de “cambio”. La transparencia, la lucha contra la corrupción, la recuperación del empleo y el cambio en el modelo económico centrarán la intervención de la hasta ahora consejera de la Presidencia. Díaz introducirá medidas concretas y “novedades” al pacto de PSOE e IU que ambas formaciones llevan días negociando. Una vez elegida presidenta, diseñará un Gobierno paritario, sin atender a cuotas territoriales y libre de la salpicadura del caso de los ERE. Muy poco ha trascendido de las propuestas que desgranará hoy la candidata a la Presidencia ni de la composición de su nuevo equipo. Varios socialistas consultados por este periódico coinciden en afirmar que es la futura presidenta más “hermética” y que menos detalles ha filtrado a los medios. “Hay muchas cosas verosímiles y lógicas, pero lo demás son solo opiniones de personas cercanas, no certezas”, aseguran fuentes de la Junta. El silencio de Susana Díaz quizás se deba a que conoce al dedillo a su partido y sabe que tiene la obligación de sorprender. Milita en el PSOE desde la adolescencia y a él ha consagrado toda su vida profesional. Esta trianera se licenció en Derecho pero nunca ha ejercido fuera de la política. Es una mujer del aparato que ha tenido un ascenso meteórico en la política andaluza de la mano de Griñán. Su experiencia institucional se limita a los 15 meses en la Consejería de la Presidencia. Griñán la convirtió en su mano derecha preparando su dimisión, afectado por problemas personales y por el mayor caso de corrupción conocido en Andalucía, el de los Expedientes de Regulación de Empleo fraudulentos. Desde Presidencia, Susana Díaz ha sido la bisagra del pacto de Gobierno entre PSOE e IU. Tanto la Junta como los dos partidos de la izquierda insisten en que el acuerdo está “plenamente vigente” y será la columna vertebral del mandato de Díaz, pero se incorporarán “novedades” que están negociando el vicesecretario general socialista, Mario Jiménez, y el secretario general del PCA, José Manuel Mariscal. La federación de izquierdas dará su apoyo sin fisuras –está por ver si el líder de la CUT, Juan Manuel Sánchez Gordillo, votará en contra– a la investidura de Susana Díaz, pero a cambio pide un gesto de esa lealtad. Se da por hecho que las tres consejerías de IU (Administración Local, Fomento y Turismo) no sufrirán cambios, pero la formación de Antonio Maíllo demanda varios temas de calado, como nuevos impuestos (por ejemplo, a las grandes superficies), un empujón legislativo (las grandes normas del pacto están aún pendientes) y la culminación del proceso de reordenación del sector público. La futura presidenta fijó en el último Comité Director del PSOE andaluz cuáles serán sus prioridades y, según fuentes del Gobierno andaluz, éstas se materializarán en el discurso de investidura. Explican que habrá un “bloque político muy importante” encaminado a “recuperar la confianza” ciudadana y del electorado socialista –que no remonta en las encuestas pese al desplome del PP– y basado en la transparencia, la democracia interna, participación ciudadana y la lucha contra la corrupción. El bloque económico se centrará en la recuperación, el empleo y el cambio del modelo productivo. Mañana, una vez que intervengan los grupos políticos, Susana Díaz será elegida presidenta de la Junta. Su intención es agotar la legislatura. Tomará posesión el sábado y justo después revelará su Gobierno, que se espera que sea paritario y mantenga el actual número de consejerías (once). El PSOE-A asegura que tendrá “manos libres” y que no atenderá a cuotas territoriales. Saldrá su adversario en las primarias, el consejero de Agricultura, Luis Planas; y probablemente la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, que deja enjaretado el Presupuesto de 2014, el primer reto político de la nueva presidenta. Del resto de consejeros circulan infinitas quinielas. Habrá cambios, que se extenderán al grupo parlamentario y al partido. Empieza una nueva era, la de Susana Díaz.

  • 1