viernes, 22 marzo 2019
08:45
, última actualización
Local

Condenado a 14 años por matar a su mujer para cobrar el seguro

No es una película de sobremesa. El reo la mató en 1995 porque sus cinco seguros de vida le dejarían más de 800.000 euros.

el 10 mar 2010 / 19:10 h.

TAGS:

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a 14 años de prisión a un hombre acusado de asesinar a su mujer en 1995 tras incendiar el vehículo en el que viajaban, simulando ser un accidente, para cobrar alrededor de 811.000 euros por los cinco seguros de vida que tenía contratados, informaron a Europa Press fuentes judiciales.

El hombre ya fue juzgado en la sección cuarta de la Audiencia de Valencia, donde obtuvo una resolución absolutoria al estimar que no había quedado probado que provocara el siniestro de tráfico. Los representantes legales de la víctima y de los seguros de vida presentaron recursos de casación ante el Tribunal Supremo (TS), órgano que ordenó repetir el juicio. Ahora, tras ser juzgado en la sección quinta, ha sido condenado.

El hombre ha negado en todas sus declaraciones los hechos que se le imputaban, y siempre ha mantenido que intentó apagar el fuego y sacar a su esposa, con la que se casó en junio de 1994, "varias veces", hasta en tres ocasiones, pero que no pudo.

El hombre concertó desde el mes de septiembre hasta febrero de 1995 con diversas entidades aseguradoras hasta cinco seguros de vida. En dos de ellos se contemplaba la posibilidad de doblar la indemnización en caso de fallecimiento por accidente. El total de lo asegurado ascendía a 811.000 euros.

Explicó durante el juicio que solía viajar mucho con su esposa -contó hasta siete viajes en coches de alquiler en 11 meses, más otro en avión a Atlanta y algunos más en moto- y que le propuso contratar tantos seguros de vida porque él ya los tenía y era costumbre en su familia.

Como los viajes, según dijo, "son muy peligrosos", se sacaron diferentes seguros de vida. Uno de ellos, cuando fueron a una entidad bancaria para solicitar un préstamo, después de que la persona que les atendió se lo ofreciera; y otro en unas grandes superficies tras solicitar un préstamo para comprar electrodomésticos. También pidió para su mujer una tarjeta de su cuenta de ahorro y la incluyó en su cartilla. Por ésta, según relató la acusación particular, se realizó otro seguro de vida para la mujer de hasta 600.000 euros.

Para uno de esos viajes, el del 20 de mayo, con destino a Barcelona, alquilaron un vehículo a nombre de ella, pese a que no tenía carnet de conducir, y pagó el importe total con su tarjeta de crédito, resultando beneficiario, en caso de accidente, de los seguros de vida, su marido.

De regreso, sobre las 1.00 horas, según explicó el hombre, cuando circulaban por la autopista, en el tramo Silla-San Juan, en el término municipal de Favara, el vehículo se salió hacia la parte derecha de la calzada, comenzó a "dar trompicones" y éste perdió la conciencia. "Sólo recuerdo que comíamos frutos secos, luego trompicones en el coche y, después, abrir los ojos, verme apoyado en mi mujer, y todo el coche lleno de humo", aseveró.

Entonces, se desabrochó el cinturón y fue a ver cómo estaba su esposa. "Mi mujer estaba inconsciente, le hablé y le gritaba: ¡Mari, Mari, Mari!... pero no contestaba. La abracé". Como no se abrían las puertas delanteras, salió por una trasera, y volvió a entrar hasta tres veces para intentar sacarla, cogiéndola de los brazos por la espalda, pero no pudo. "Me faltó muy poco para sacarla", indicó.

Así, se fue a pedir ayuda, pero "no pasaba nadie", afirmó. Posteriormente, apareció un camionero con un extintor, que apagó el fuego. Él fue trasladado en ambulancia a un hospital para tratarse algunas quemaduras en los codos y en la cabeza, mientras que su mujer falleció. Pidió el alta voluntaria al día siguiente para acudir al entierro, y a los dos días siguientes reclamó las indemnizaciones de los seguros.

  • 1