martes, 22 enero 2019
20:08
, última actualización
Local

Condenado por apuñalar a un policía, que se salvó por su chaleco antibalas

El condenado apuñaló en el abdomen al agente con un cuchillo de 20 centímetros de hoja tras una reyerta en una discoteca.

el 03 may 2014 / 11:47 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha condenado a cinco años de cárcel a un ciudadano colombiano que, tras una reyerta en una discoteca, apuñaló en el abdomen a un policía con un cuchillo de 20 centímetros de hoja, agresión en la que el agente salvó la vida porque llevaba chaleco antibalas. Una sentencia de la Sección Primera de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, explica que el suceso ocurrió en las primeras horas de la madrugada del 14 de abril de 2013 en la discoteca "Amanecer latino" del polígono de San Jerónimo de Sevilla, donde se produjo una "violenta reyerta" entre clientes y alguno de los presentes llamo a la policía. Cuando la Policía llegó al lugar, vio que una persona salía apresuradamente de la discoteca y se alejaba a la carrera, por lo que "presumiendo que tendría alguna relación con la situación de violencia que se acaba de producir", dos agente intentaron interceptarle al grito de "alto policía", según la sentencia. El acusado William Sebastián B.P. hizo caso omiso y "lejos de acatar el claro, inconcuso y obvio mandato policial, pasó a la carrera justo entre los dos funcionarios y se alejó de la discoteca hasta donde tenía aparcado el coche". Allí tomó de la guantera un cuchillo de cocina de unos 20 centímetros de longitud y apuñaló entre el tórax y el abdomen a uno de los policías, que salvó la vida porque se protegía con un chaleco antibalas y anticuchillos. Las lesiones "hubieran sido mortales si el funcionario no hubiera gozado de esa protección", según los jueces. Los dos agentes de policía, relata la sentencia, a duras penas consiguieron reducir y someter al procesado, que ofrecía una "fuerte y tenaz" resistencia, por lo que sufrieron unas lesiones de las que tardaron en curar 6 y 4 días y la sentencia fija para ellos sendas indemnizaciones de 240 y 200 euros. En el juicio, la defensa negó que el procesado supiera que estaba acometiendo a un funcionario de policía y mantiene que golpeó a una persona que lo cogió por un brazo, "en la creencia de que era una de las que acababan de agredirlo en el interior de la discoteca". No obstante, los jueces creen que ha quedado demostrado por declaraciones testificales "unánimes" que los policías le dieron las reglamentarias voces de alto, aunque el acusado dijo no haberlas oído, y además en su huida "giró la cabeza y miro hacia atrás en varias ocasiones". Pese a la precipitación del imputado a la hora de salir de la de la discoteca, y pese a que iba herido y quizá conmocionado por los golpes que acababa de recibir, "tuvo que ver a los policías, puesto que en su huida paso precisamente entre los dos, como rotunda y categóricamente explicó uno de los agentes", según el fallo. Los jueces también consideran demostrado que "no existe absolutamente ninguna duda" de que el golpe propinado al policía, que le rompió la camisa del uniforme, se hizo con el cuchillo y no con algún otro objeto.

  • 1