sábado, 23 febrero 2019
13:25
, última actualización
Deportes

Corea del Norte regresa a un Mundial cuatro décadas después

Corea del Norte regresa, tras más de cuatro décadas de ausencia, al Mundial de Fútbol, una competición en la que hizo historia y en la que se enfrentará a rivales de la talla de Brasil y, de nuevo, Portugal.

el 07 jun 2010 / 11:43 h.

FICHA TÉCNICA

Entrenador: Kim Jong Hun

Capitán: Hong Yong Jo (28 años, FC Rostov)

 


El modesto equipo nacional norcoreano se las verá otra vez con la historia tras convertirse en Inglaterra 1966 en la primera selección asiática que alcanzaba las semifinales de un Mundial (perdió 5-3 ante Portugal, que remontó un 0-3), aunque ahora los resultados y su falta de ambición ante el gol no hacen prever grandes logros en Sudáfrica.

Existen pocas esperanzas de que los norcoreanos se impongan en el difícil grupo G a Brasil, Portugal o Costa de Marfil, pese a que el momento histórico que viven los "Chollima" -nombre de un caballo mítico coreano con que se conoce a la selección- les ha empujado a replantearse su carácter defensivo.

El entrenador norcoreano, Kim Jong-hun, confía en la importante presencia de dos jugadores de la liga japonesa y la figura del capitán Hong Yong-jo, del FC Rostov ruso, para hacer goles pese a que en los partidos de preparación ha quedado en evidencia su falta de carácter ofensivo.

Además, el posible once titular contará con jóvenes jugadores de equipos nacionales, acostumbrados a cumplir con disciplina castrense sus compromisos, como Kim Kum-il, Ri Kwang-hyok y Ri Chol-myong, futbolistas de la Sub-19.

Para el opaco país comunista haber llegado al Mundial 2010 es ya un hito histórico, como lo será su partido debut el 15 de junio frente a Brasil y el 21 de ese mes contra Portugal, al que ya se midió en los cuartos de final de Inglaterra 1966.

Las bazas ataque de un equipo muy defensivo serán el delantero Jong Tae se (conocido en Japón como Chong Tese), nacido hace 25 años en Japón de padres coreanos, del Kawasaki Frontale, conocido por su ambición ante la portería, y An Yong-hak, mediocampista que también juega en la J-league, en las filas del Omiya Ardija.

Pese a la falta de fuerza cara al gol -la selección se ganó la participación en Sudáfrica tras varios empates a cero-, Corea del Norte espera hacer valer la experiencia de estos "zainichi", como se conoce a los coreanos nacidos en Japón.

Pese el abismo que separa Brasil o Portugal de Corea del Norte, éstos se crecen en los partidos relevantes y disponen también de la importante presencia del capitán Hong Yong-jo, del Rostov ruso, o con la pegada de Choe Kum-chol, del equipo norcoreano 25 de Abril.

Aunque son la perita en dulce del grupo G, el seleccionador de Corea del Norte espera que lleguen a cuartos de final, hazaña que consiguieron en Inglaterra 66 tras vencer a la potente Italia y poner contra las cuerdas a la Portugal de Eusebio, que acabó imponiéndose gracias a los goles de la "Pantera de Mozambique".

A pesar del misterio que rodea a los "Chollima", cuyos progresos sigue de cerca el líder norcoreano, Kim Jong-il, es conocida la fuerza física de los 23 convocados para el Mundial, así como su disciplina y orden en defensa.

No obstante, el aislamiento de Corea del Norte del resto del mundo ha hecho que Pyongyang no permita que sus equipos nacionales participen en las competiciones asiáticas, lo que deja poco margen de preparación para sus internacionales y, al mismo tiempo, impide tener una información cabal sobre la real valía de sus jugadores.


  • 1