miércoles, 19 diciembre 2018
14:44
, última actualización
Cultura

Criminales silenciosos

El primer largometraje del director ucraniano Miroslav Slaboshpitsky supone una propuesta de cine radical, brutal y salvaje, no apto para estómagos delicados y aficionados a lo convencional.

el 10 nov 2014 / 17:00 h.

TAGS:

Plemya (The Tribe) * Selección EFA. Ucrania-Francia-Holanda 2014130 min. Dirección:Myroslav Slaboshpytskiy Intérpretes:Grigoriy Fesenko, Yana Novikova, Rosa Babiy, Alexander Dsiadevich Proyectada en Toronto y Cannes, donde obtuvo varios reconocimientos y se convirtió en toda una sensación, el primer largometraje del director ucraniano Miroslav Slaboshpitsky supone una propuesta de cine radical, brutal y salvaje, no apto para estómagos delicados y aficionados a lo convencional. Ambientado en un centro educativo para sordomudos, prescinde de la palabra hablada y se centra sólo en el lenguaje de signos aunque prescindiendo de subtítulos, lo que obliga al espectador a un mayor esfuerzo para comprender cada situación expuesta e identificarse con los personajes. Claro que cuando de lo que se trata es de iniciación al crimen y a la brutalidad más extrema, la prostitución, el proxenetismo, la extorsión y el robo con violencia, poco más hay que entender. Tan sólo dejarse llevar por el movimiento espasmódico de los personajes, su agresividad en los modales y su incontinencia verbal, a través de signos se entiende. Bizarra y bestial, su desarrollo se confía a largas escenas rodadas generalmente con cámara estática, sexo explícito, palizas y vejaciones de todo tipo, siendo una nada emotiva historia de amor no correspondido el eje alrededor del cual se teje la trama. El resultado es un museo del horror en el que unos jóvenes mafiosos campan a sus anchas en un centro en el que sólo al principio aparecen docentes y se reciben clases. Quizás se pretenda mostrar el caos imperante en la zona y la falta de esperanza de una juventud masacrada, pero lo cierto es que se trata de cine hecho para dar que hablar, procurar sorprender y olvidar como si de una moda pasajera se tratase.

  • 1