miércoles, 19 diciembre 2018
06:41
, última actualización
Local

Danza en el Maestranza con la compañía israelí Arkadi Zaides

el 31 oct 2011 / 16:29 h.

TAGS:

-->-->-->-->

Actividad: Danza. Fecha/Horario: 2 y 3 de noviembre / 20.30 h. Precio: 13€. Lugar: Teatro Maestranza . Sala Manuel García. Paseo de Colón, 22. Teléfono: 954 226 573. Venta de entradas: Taquillas del teatro, de lunes a sábado: de 10,00 a 14,00 y de 17,30 a 20,30 horas. Domingos en que haya espectáculo: hasta la hora de inicio de la función.  Internet: www.generaltickets.com

Un espectáculo del coreógrafo ruso, aunque instalado en Israel desde 1990, Arkadi Zaides (1979), abre la decimoctava edición del Mes de Danza que organiza Trans-Forma Producción Cultural.

Zaides, premio Rosenblum en 2010 por el fomento de la excelencia en las artes, es comisario del Dance Project de Jerusalem que estimula el desarrollo de los nuevos creadores y ha pertenecido a la compañía Noa Dar. En 2001, se unió a la prestigiosa Batsheva Dance Company como bailarín y coreógrafo, donde permaneció hasta 2004. Artista inquieto y altamente comprometido en medio de un escenario geográficamente muy tenso, las propuestas creativas de Zaides desafían el rol pasivo de los espectadores y tratan de establecer alianzas con comunidades diversas, incluyendo la población árabe de Israel -con proyectos en poblados situados en los Altos del Golan- así como con miembros de la población judía ortodoxa.

El espectáculo
Quiet, el espectáculo que presenta, el 2 y 3 de noviembre de 2011, en la Sala Manuel García, responde precisamente a la necesidad de crear espacios de reflexión que se alcen sobre la violencia creciente y la desconfianza entre las diversas comunidades de Israel, sometidas a un continuo estado de "shock". Los cuatro personajes de la pieza, que encarnan las diferentes posiciones en el conflicto palestino-israelí, se desenvuelven en un espacio que contiene tanto la agresión como la compasión, la confusión o el anhelo, a la búsqueda de un lugar donde sea posible la paz. Quiet, por tanto, es un espacio de comunicación honesta y abierta donde las emociones enfrentadas son exploradas con valentía. "El trabajo y el coraje que estos cuatro hombres han puesto en esta obra es encantador y me hace pensar si no sería posible que esto sucediera a mayor escala, llevando a la gente que es política y culturalmente contraria entre sí hacia algún tipo de entendimiento", escribió Wendy Perron en "Dance Magazine", de Nueva York. Por su parte, Tatsuro Iishi, reseñó en Tokio: "Es impactante ver lo política que puede ser la danza sin ningún texto y estando libre de toda propaganda". Finalmente, Meirav Yudilevitch, en Ynet, Israel, observó: "La danza raramente se compromete con el conflicto palestino-israelí, y las pocas veces que lo hace, se acerca a él de un modo marginal. Quiet proporciona por fin una visión profunda sobre el hecho de vivir en una continua tensión".

  • 1