domingo, 18 noviembre 2018
17:50
, última actualización
Local

De San Pablo a Alcalá sin semáforos

La apertura ayer de los primeros 10 kilómetros de la SE-40 pasó desapercibida para los conductores

el 13 nov 2011 / 20:55 h.

TAGS:

Pocos vehículos utilizaron el primer tramo de la SE-40 el día de su apertura.

A las 10.40 horas de ayer se abrió al tráfico el primer tramo de la SE-40 , que enlaza la A-4, en La Rinconada, con la A-92, en Alcalá de Guadaíra. Estos 10 kilómetros, de los 77 proyectados, pasaron prácticamente desapercibidos para la mayoría de los conductores, que desconocían la puesta en servicio de esta nueva circunvalación que permitirá llegar del aeropuerto sevillano de San Pablo a Alcalá de Guadaíra en poco más de cinco minutos y, además, sin tener que parar en ningún semáforo.

Al estar en plena campaña electoral no se pudo realizar una inaguración oficial, a bombo y platillo, como tanto gusta a todos los políticos, sean del color que sean. Por ello, gran parte de la ciudadanía no se había enterado ayer de que este tramo de la SE-40, de los 12 en los que se ha dividido, ya está en servicio.

Esta falta de información fue una de las causas por las que en su primer día la SE-40 pareciese una carretera fantasma. Muy pocos fueron los vehículos que la estrenaron, a pesar de que ahora Alcalá de Guadaíra y La Rinconada están al lado. Para llegar de un municipio a otro ya no hace falta cruzar la SE-30 , una vía más que saturada y que será la gran beneficiada de la puesta en servicio de su hermana mayor.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Luis García Garrido, en el mes de septiembre calculó que el 20% del tráfico de la SE-30 "tendrá una alternativa" con esta nueva circunvalación.

Aunque ayer el paso de vehículos fue muy escaso, es más que previsible que hoy el tráfico aumente considerablemente al ser un día de labor y estar a pleno rendimiento de trabajo la fábrica Heineken, que está ubicada a los pies de esta nueva ronda y que cuenta con un enlace en la Cañada de Pero Mingo.

Los que también se beneficiarán de la nueva ruta son los trabajadores de Aerópolis, los de los polígonos de Alcalá de Guadaíra y los vecinos de la zona Este y Norte de Sevilla, que ya se podrán olvidar de la más que saturada A-92 y de la SE-30.

La apertura de esos 10 kilómetros, cuya ejecución ha costado al Gobierno central 108 millones de euros, es una más que buena noticia para el área metropolitana y para los tres municipios más próximos a este tramo: Alcalá de Guadaíra, La Rinconada y Carmona, cuyos ayuntamientos ya han detectado un creciente interés de las empresas por asentarse en sus polígonos industriales.

Con retraso. Pero no todo son buenas nuevas, puesto que si se echa la vista atrás y se recuerdan las declaraciones de la que fuese ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, toda la SE-40, es decir, los 77 kilómetros proyectados, son los que se tendrían que haber abierto ayer al tráfico. A este retraso se une ahora otro contratiempo: el actual Ejecutivo anunció recientemente que el proyecto de los túneles que salvarán el río Guadalquivir entre Coria del Río y Dos Hermanas se modificará. Para ahorrar se ha decidido que estos túneles se reduzcan y en vez de tener tres carriles por sentido, tal y como se había planeado inicialmente, pasen a disponer de solo dos carriles.

Este anuncio, unido a que estamos en campaña electoral, ha hecho reaccionar al PP que ha tomado esta infraestructura como bandera, comprometiéndose a mantener el trazado original de la vía, a no reducir carriles por ser una infraestructura prioritaria para Sevilla y Andalucía y a hacerla "en el menor tiempo posible", según afirmó con contundencia el alcalde de Sevilla, el popular Juan Ignacio Zoido.

Es más, si el PP gana, los tramos que tendrán prioridad para su Gobierno son, en primer lugar, el de Espartinas-Dos Hermanas y Palomares y, después, el de Espartinas-La Algaba.

Pero ahora lo que se espera es que los plazos anunciados sí se cumplan y que tal y como anunció el ministro de Fomento, José Blanco, el segundo tramo de esta circunvalación se abra en el primer trimestre de 2012, permitiendo la conexión entre la A-92 y la autovía de Utrera (A-376), una carretera que ahora solo tiene un carril por sentido debido a las obras de la segunda ronda de circunvalación.

  • 1