viernes, 19 abril 2019
23:55
, última actualización
Cultura

Ecos del Rocío reaparecen a lo grande

El cuarteto ofreció un soberbio recital, organizado por El Correo, en una Plaza de Espartinas entregada a sus sevillanas.

el 25 jul 2013 / 23:56 h.

Habían prometido abrir la puerta grande, y lo hicieron. Regreso por todo lo alto a Espartinas el que protagonizaron ayer Ecos del Rocío, reencuentro con su público más fiel y de éste con las cuatro voces en plenitud de facultades y con un repertorio que forma ya parte de su banda sonora sentimental, indeleble y evocadora de tantos momentos. Tres décadas de éxitos dan para mucho concierto, y los roteños los fueron desgranando como se ejecutan las grandes faenas, despacio, con temple y corazón. Ecos del Rocío reaparecieron en un concierto en Espartinas. / J.M. Espino (Atese) Ecos del Rocío reaparecieron en un concierto en Espartinas. / J.M. Espino (Atese) Una hora antes del concierto, ya se hacía visible una larguísima cola a las puertas del coso espartinero, signo inequívoco de que había hambre de Ecos, hambre atrasada. Demasiados años si aparecer por el Aljarafe pedían como réplica un lleno por derecho, un recordatorio de que la comarca quiere a estos magos de las sevillanas, y reclama sus canciones sentidas y reivindicativas, marca de la casa. Tras la presentación a cargo de Pedro Preciado, de la cadena Ser, desde Mairena del Aljarafe llegó para ejercer de dignísimo telonero Paco Candela, joven artista que gozó de un espléndido sonido para defender sus sevillanas, muy acompasadas y melódicas. Muy motivado, el cantante aprovechó sin duda su oportunidad, pisando con mucha seguridad las tablas y demostrando que tiene todo a su favor para hacer grandes cosas en un género ávido de nuevas estrellas. Condiciones no le faltan. Para la salida a escena de Ecos del Rocío, hacia las once y media de la noche, ya el respetable había entrado en calor y mostraba toda la disposición para el disfrute. La plaza se llenó de aromas de pinar y marisma cuando el cuarteto arrancó con su Himno para un luchador, tan apropiado para estos tiempos. Espléndidos de voces, pletóricos de energía y ganas, Miguel y Jesús Moyares, Paco Izquierdo y Juan Manuel Niño invitaron al público a hacer un auténtico viaje por el tiempo, por las tres décadas de Ecos. Temas nuevos de su disco Toda una vida, junto con otros con solera, fueron sonando desde el escenario con toda su carga de compromiso: letras dedicadas a las mujeres, a los trabajadores, a la gente humilde, y cómo no, a las víctimas del terrible accidente ferroviario de Santiago, y a todos aquellos que ayudaron a las víctimas, “por eso este país aguanta tantos palos, y tiene tantos cojones cuando la cosa se pone dura”. El público en pie tributó el mayor aplauso de una noche llena de aplausos. El concierto, organizado por El Correo de Andalucía, hizo las delicias de varias generaciones de aficionados que se dieron cita, en familia como entre amigos, para corear de cabo a rabo las canciones de Ecos del Rocío. Y para recordarles, cómo no, que la próxima visita al Aljarafe no puede demorar tanto...

  • 1