jueves, 13 diciembre 2018
00:49
, última actualización
Local

"El 3+2 es inasumible si no se igualan precios de máster al grado"

Irene Cano, como secretaria del organismo, evidencia el profundo malestar de los estudiantes con la reforma de los grados por haber sido planteada «a prisa y corriendo»

el 18 feb 2015 / 12:55 h.

TAGS:

Irene Cano, secretaria del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla IMG-20150217-WA0006.jpg Irene Cano, secretaria del Cadus. Foto: El Correo Irene Cano (sevillana de 28 años) acaba de asumir la primera línea del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla, el máximo órgano de representación de la comunidad universitaria de la capital (alrededor de 50.000 miembros). Estudia tercero de Psicología, aunque no son los únicos estudios que atesora en su currículum. Pero sobre eso no quiere hablar. Hoy, el Cadus tiene prevista una reunión con el Rectorado. Son muchos los asuntos pendientes: reforma de los grados, de la normativa de exámenes que acabó con una suspensión abrupta del Claustro y el debate sobre el sistema de elección del rector. Entre otros... —El Cadus ya se ha posicionado en contra del 3+2. ¿Cuál es la propuesta de los estudiantes de Sevilla para la estructura de las carreras? —El 3+2 no nos parece mal según qué carreras. Pero en términos económicos es inasumible si no se igualan los precios del máster a los del grado. También vemos bien la propuesta del Rectorado de que las tasas del grado sean gratuitas, así como que se oferten más becas Erasmus. ¿De qué me sirve poder estudiar en Francia porque mis estudios convergen con Europa si no me puedo pagar los estudios allí? La reforma del 3+2 no es nefasta, lo es tal y como está planteada, a prisa y corriendo. —¿Hasta dónde están dispuestos a llegar para mostrar su rechazo al modelo? —Haremos lo que haga falta y siempre lo que quieran los estudiantes de la Universidad de Sevilla. —Ya con perspectiva, ¿cree que forzar la suspensión de un Claustro fue lo mejor? —Quizás los métodos no fueron los más adecuados pero la medida tuvo un buen resultado, ya que conseguimos que el rector convocara las elecciones parciales al Claustro para cubrir las plazas vacantes en el sector de los estudiantes. Si tiene que salir la reforma de los parcialitos que salga, pero estando representados los estudiantes en el Claustro. —De hecho, por primera vez desde hace muchos años en un proceso electoral, la participación ha sido un éxito: hay 42 plazas vacantes y 62 candidatos. —Hemos hecho campaña desde el Cadus para que se participara. El Cadus fomenta la participación. Las 42 plazas estaban vacantes y no era culpa sólo del rector. En su momento estuvo mal pero ya lo hemos solucionado. —¿Contempla la posibilidad de que haya que suspender otro Claustro por la reforma de la normativa de exámenes? —Esperamos que no. Se han convocado elecciones parciales al Claustro y eso garantiza que en el debate la voz de los estudiantes se va a escuchar. —¿Existe unidad dentro del sector estudiantil? —Sí que la hay. Ya se sabe que cuando hay un enemigo común, la gente tiende a unirse. —¿Y el enemigo tiene nombres y apellidos? —Da igual el nombre, el cargo o el partido político. La unión es contra aquellas agresiones a los estudiantes y a la enseñanza pública. —¿Andalucía ha sido como defiende el Gobierno andaluz un freno a los recortes de Rajoy? —Algo sí. Por ejemplo, los precios de las tasas se mueven en la horquilla más baja, pero tampoco lo han hecho perfecto. Ahí está la tasa de reposición. Los recortes afectan no sólo a los estudiantes, también a los profesores. —¿La crisis ha unido también a los estudiantes con el sector del profesorado? —No puedo hablar sobre este asunto con mucho criterio. Desde mi experiencia personal, en mi Facultad sí existe esta unión. —Viendo las encuestas, ¿es usted optimista de cara al futuro? —El escenario político no se puede mirar con optimismo pero, si seguimos en la onda que vamos, no podemos mirar con optimismo. Las reformas a coste cero son recortes puros y duros. —Tras el último Claustro, ¿cuál es la relación con el Rectorado? —Es una historia de amor y desamor. Estamos trabajando por recuperar la relación.

  • 1