viernes, 19 abril 2019
10:30
, última actualización
Local

El alcalde insiste en bajar la velocidad de los vehículos por la ciudad

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, aludió ayer a la necesidad de establecer en la normativa general de tráfico la necesidad de "ir despacito" por vías intraurbanas, sin necesidad de que el Ayuntamiento ejerza su potestad para reducir la velocidad de los vehículos que circulen por la ciudad mediante la instalación de plaqueado vial.

el 11 may 2010 / 18:46 h.

TAGS:

Así reaccionó Monteseirín en rueda de prensa tras ser cuestionado por el último accidente mortal de tráfico, ocurrido en la capital hispalense en la mañana del lunes y que se saldó con la muerte de una mujer de 35 años y un herido leve en la avenida de Kansas City.


"Cada vez que hay un accidente de estas características me reafirmo en que hay que aplicar medidas de pacificación, como la limitación de velocidad, en las zonas muy urbanas", señaló Monteseirín, que asimismo se refirió concretamente al siniestro de anteayer al señalar que aunque una vía tenga características de interurbana al estar bien asfaltada y ser amplia -caso del punto de la avenida donde sucedió el accidente- no se debe acelerar, ya que "hay que considerar que por encima de cualquier otra cosa están las personas".

De otro lado, Monteseirín recordó que él se encuentra dentro del grupo de trabajo conformado por un grupo de alcaldes al amparo del Ministerio del Interior, administración competente en lo que respecta a la Dirección General de Tráfico, que recientemente se reunió en el Congreso de los Diputados para debatir sobre el tema.

Así, aseguró que "hemos avanzado muchísimo en el ámbito de la seguridad en vías interurbanas, pero hay que avanzar más, sobre todo en el ámbito de las vías intraurbanas". "Habrá que sacrificar cosas en beneficio del más débil. Ése es nuestro modelo de ciudad", concluyó.

La propuesta del primer edil hispalense pasa, en primer lugar, por reducir la velocidad máxima permitida hasta los 30 kilómetros por hora en las zonas más sensibles de la ciudad, como son "todas las calles con un único carril de circulación, las zonas denominadas puntos negros y en el carril derecho de algunas vías de gran capacidad que sean especialmente transitadas por ciclistas y peatones".

El objetivo prioritario de esta iniciativa es "reducir el número de accidentes en Sevilla, una ciudad que, si bien no tiene unos índices muy elevados de siniestralidad, sí se siente especialmente sensible con este problema". Destacó el hecho de que "el 65% de los accidentes se producen en los cascos urbanos" e insistió en la conveniencia de abrir un debate con todos los sectores de la ciudad para poner en marcha medidas destinadas al bien común y a una mejor convivencia en la ciudad. "Las políticas de peatonalizaciones que hemos puesto en marcha tienen efectos muy positivos pero no son suficientes. Tenemos la obligación de seguir avanzando para mejorar la convivencia en las calles de la ciudad", afirmó Monteseirín.

  • 1