lunes, 21 enero 2019
22:11
, última actualización

El alcalde de Estepa pide calma y los vecinos exigen actuaciones contra los robos

Estepeños concentrados a las puertas del Consistorio pidieron la dimisión del regidor a gritos. Desde el Ayuntamiento se insiste en que «no podemos caer en la tentación del ojo por ojo». (VÍDEO Y FOTOS)

el 06 jul 2014 / 12:59 h.

Los vecinos volvieron a concentrarse ayer a las puertas del Ayuntamiento y abuchearon al alcalde que salió tras dar una rueda de prensa. / José Manuel Vidal (EFE) Los vecinos volvieron a concentrarse ayer a las puertas del Ayuntamiento y abuchearon al alcalde que salió tras dar una rueda de prensa. / José Manuel Vidal (EFE) FOTOGALERÍA. Protestas este domingo en Estepa por la oleada de robos   El alcalde de Estepa, Miguel Ángel Fernández Baena, llamó este domingo a la calma a sus vecinos y lamentó el «malestar» ocasionado por los incidentes que tuvieron lugar el pasado sábado cuando, tras una concentración en la glorieta de La Mantecadera para reivindicar más seguridad en el municipio, varias personas asaltaron y prendieron fuego a seis viviendas en las que residen distintos integrantes del clan conocido como 'Los chorizos'. Así, los estepeños se rebelaron contra quienes son los presuntos autores de diferentes robos en el pueblo y que, según algunos afectados, «roban de manera impune, sin que nadie haga nada por evitarlo», algo que el Ayuntamiento niega afirmando que «se han puesto todos los medios a su alcance para controlar la situación». De hecho, el viernes se convocó de urgencia a la Junta Local de Seguridad, con el objetivo de analizar la respuesta «que desde la ley se puede dar a estos robos». «No podemos caer en la tentación del ojo por ojo», manifestó Fernández Baena, y añadió que «debemos esperar a que la Justicia dirima quiénes son los responsables de estos robos, y entonces pediremos que caiga sobre ellos todo el peso de la ley». Pero los estepeños insistieron en denunciar la pasividad municipal y ya han convocado otra concentración el próximo sábado. El alcalde, que fue abucheado al salir del Consistorio entre gritos de los vecinos que pedían su dimisión) instó a que se solicite la autorización pertinente. Mientras, por el pueblo no se ha visto a ninguno de los miembros del clan al que se atribuyen los robos. Rafael Gónzález es el propietario del bar de la piscina municipal y ha sido víctima de varias actuaciones de Los chorizos, llegándole a sustraer objetos por valor de 1.500 euros: «me quitaron una freidora, una máquina de fiambres, una cafetera, incluso destrozaron un congelador de helados por el que el día antes había pagado 700 euros», lamentaba González, que aseguró que este clan es «muy dañino» y que ha interpuesto ya varias denuncias por estos hechos. González fue uno de los muchos vecinos que entraron en una de las viviendas asaltadas, pudiendo encontrar en su interior objetos que le habían sido sustraídos. «Saqué mi cafetera y mi cuchillo de jamón». Como él, otros recuperaron televisores de plasma, máquinas de coser o material informático. No obstante, aseguró que no le preocupan las consecuencias que puedan tener estos incidentes: «yo ni tiré piedras ni prendí fuego a nada. Yo entré en una casa que estaba abierta y recuperé mis cosas». Una de las viviendas quemadas en la barriadas de los Poetas de Estepa despues de los incidentes ocurridos este sábado. EFE/José Manuel Vidal Una de las viviendas quemadas en la barriadas de los Poetas de Estepa despues de los incidentes ocurridos este sábado. EFE/José Manuel Vidal Y es que, según los vecinos que se agolpaban a las puertas del Ayuntamiento, son muchos los robos que esta familia de etnia gitana lleva cometiendo desde hace años. «Rara es la noche en la que no le hacen un estropicio a algún coche, o que saltan de un tejado a otro para entrar en las casas», decía una vecina que reside en la calle donde se encuentra una de las viviendas atacadas. De esta forma, se achacó lo sucedido el sábado a la crispación de la gente, que «han dañado las casas de esas familias como queriendo que se vayan del pueblo», sin embargo, la mayoría de los allí presentes insistió en que «Estepa no es racista». Los incidentes provocaron la respuesta de la directora de la Casa Gitana de Madrid, Pilar Heredia, quien aseveró que «cuando se nos acusa insistentemente a los gitanos de tomarnos la justicia por nuestra mano, es intolerable y obsceno que esos mismos que nos reprochan tal actitud, se concentren incendiando las viviendas de los supuestos autores de los robos, haciendo caso omiso a la policía y con intenciones de venganza».  

  • 1