martes, 11 diciembre 2018
12:40
, última actualización
Local

El Arzobispado de Sevilla señala que la crisis provoca "un panorama desolador"

En la provincia de Sevilla hay 245.456 parados, casi el 30% de la población activa, y 81.000 familias sevillanas tienen a todos sus miembros en paro.

el 30 abr 2012 / 18:41 h.

TAGS:

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, en las dependencias del Palacio Arzobispal.

El Arzobispado de Sevilla, ante la celebración del 1 de Mayo, "fiesta cristiana del trabajo", resalta que la crisis económica y  financiera provoca "un panorama desolador", así como situaciones de "injusticias lacerantes".  

Así se manifiesta la Archidiócesis de Sevilla en un comunicado con motivo de la celebración cristiana del 1 de Mayo, "fiesta cristiana  del trabajo", en el que recoge un fragmento del pronunciamiento de la  Delegación Diocesana de Pastoral Obrera al respecto de esta  conmemoración.  

Desde la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera se propone para  el discernimiento, personal y comunitario, en torno a estas fechas,  el comunicado que los movimientos apostólicos en el mundo obrero han  realizado un año más, en el que destaca algunas cifras de la  "delicada" situación económica y social de la provincia de Sevilla.  Así, apunta la cifra total de parados en 245.456 personas,  acercándose al 30 por ciento de la población activa de Sevilla; así  como que aproximadamente 81.100 familias sevillanas tienen a todos  sus miembros en paro; o que las víctimas en accidente laboral "siguen  siendo una realidad".  

Del mismo modo, añade "la pobreza que asola a una extensa  población y que afecta a los mas pequeños; a los jóvenes que luchan  por una vida digna, por un trabajo que los dignifique; a los mas  ancianos cada vez mas olvidados; a los que sufren la emigración, la  injusticia y el olvido". En definitivo, concluye que la provincia  vive "un panorama desolador en la crisis económica y financiera,  abonada por la crisis moral de injusticias lacerantes". Paralelamente, la Pastoral Obre hace "especial" hincapié en el  hecho de que "no podemos vivir la realidad con los ojos tapados, como  no pueden eliminarse las llagas abiertas que señalan la Cruz del  Señor", por lo que apunta que la Pascua de este año tiene que estar  marcada "por la esperanza".  

"No podemos quedarnos en lo negativo, hay que apostar por el  futuro", finaliza el comunicado de la Delegación Diocesana de  Pastoral Obrera del Arzobispado hispalense.  Por otro lado, la Archidiócesis, para celebrar el Primero de Mayo,  ha organizado "un encuentro de la comunidad diocesana en torno a la  Eucaristía este martes en la Parroquia San Juan de Ribera", situada  en el Polígono San Pablo de la capital hispalense, donde a las 19,30  horas, el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo Pelegrina, presidirá  la misa.  

  • 1