sábado, 23 marzo 2019
15:21
, última actualización
Deportes

El Betis consumó su undécimo descenso a Segunda en una de sus peores campañas

Los verdiblancos bajan a falta de tres jornadas para el final en una de las peores campañas de su historia.

el 26 abr 2014 / 20:01 h.

Por Antonio Gutíerrez El Real Betis ha consumado, a falta de tres jornadas para que concluya la liga, algo que se daba como una realidad desde hace varias semanas, el descenso a la Liga Adelante, que es el undécimo a la segunda categoría del fútbol nacional de un equipo que ha hecho una de las peores campañas que se le recuerdan. Los béticos cumplían, con ésta, su tercera temporada consecutiva en la Liga BBVA tras el anterior descenso (2008-09) y el posterior retorno dos ejercicios después (2010-11) pero, con la victoria del Getafe de esta tarde en su campo ante el Málaga (1-0), el conjunto sevillano se queda a trece puntos del madrileño, que ahora es el que marca los puestos de la salvación, junto con el Osasuna, y al que ya no puede alcanzar aunque los verdiblancos hagan un pleno de victorias en los cuatro partidos que les quedan. Por ello, independientemente del resultado que el conjunto hispalense consiga esta noche (22.00 horas) en el estadio Benito Villamarín ante la Real Sociedad, ya es para la próxima temporada equipo de la Liga Adelante y vuelve al pozo de la segunda categoría del fútbol nacional. El conjunto verdiblanco, desde ese último ascenso, que se produjo bajo la dirección del técnico Pepe Mel y como campeón de Segunda, fue en progresión en la máxima categoría y en su reencuentro acabó decimotercero y en la segunda campaña séptimo, plaza que supuso que el equipo dirigido por el entrenador madrileño se clasificara para la Liga Europa de la presente temporada. En este curso, en la competición continental el caminar fue bueno desde el inicio y hasta que cayó en octavos de final en una tanda de lanzamientos desde el punto de penalti en el histórico 'Euroderbi' ante el Sevilla disputado en el Benito Villamarín, pero en el torneo doméstico empezaron pronto los problemas e incluso Mel fue destituido antes de que llegara el parón navideño. Su sustituto fue Juan Carlos Garrido, quien estuvo mes y medio en el cargo sin que el equipo hispalense reaccionara, lo que motivó una nueva destitución y la llegada como entrenador del que fuera un jugador muy querido y recordado por la afición, el argentino Gabriel Humberto Calderón. Con el técnico suramericano el equipo pareció coger aire y dar buenas sensaciones, pero nunca llegó a arrancar de verdad, lo que se unió a una 'plaga' de lesiones y al malestar de todos los sectores del club con lo que han considerado una acumulación de graves errores arbitrales. Todo ello se ha traducido en el undécimo descenso a Segunda y el más contundente de los últimos tiempos, pues en los dos anteriores bajó como antepenúltimo. En el de la campaña 1999-2000, los verdiblancos bajaron sorprendentemente a Segunda con una plantilla en la que estaban jugadores como el portero Toni Prats, el centrocampista nigeriano Finidi George o los delanteros Alfonso Pérez y el brasileño Denilson de Oliveira, pero todo se torció también desde el principio. Como en ésta, hubo tres entrenadores, el argentino Carlos Timoteo Griguol, posteriormente el holandés Guus Hiddink y la acabó el bosnio Faruk Hadzibegic, quien, al igual que ahora Calderón, aunque con menos tiempo -sólo tres partidos-, llegó como un exjugador bético querido por la afición y con la intención de que se consiguiera una reacción que no se produjo. En el anterior descenso, el décimo (08-09), el Betis era un equipo en decadencia que había coqueteado con la pérdida de la categoría los tres ejercicios anteriores y en ése, con entrenadores como Paco Chaparro, primero, y José María Nogués, después, descendieron en la última jornada tras empatar en Sevilla ante el Valladolid (1-1), rival que, de ese manera, logró quedarse en la máxima categoría. Ese décimo descenso coincidió, además, con una dinámica negativa del club como sociedad anónima, ya que su máximo accionista, Manuel Ruiz de Lopera, tenía problemas legales con la propiedad de su capital en la entidad verdiblanca. Esos problemas se han prolongado hasta la actualidad, con un club cuyo paquete accionarial mayoritario está provisionalmente en poder de un administrador judicial y que atraviesa por un concurso de acreedores, lo que se ha derivado en una inestabilidad social que ahora se agrava con la deportiva. El primer descenso del Real Betis a Segunda llegó en la campaña 1939-40 y le sucedieron los de los ejercicios 42-43, 65-66, 67-68, 72-73, 77-78, 88-89, 90-91, 99-2000, 08-09 y hasta llegar a éste de la temporada 13-14, en la precisamente la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha reconocido a los seguidores verdiblancos con el galardón 'Jugador Número 12' por su tolerancia, juego limpio y el respeto con otras aficiones. Será precisamente la afición un valor seguro que tendrá el equipo sevillano la próxima temporada en el intento de que el calvario de la Liga Adelante solo dure un curso.

  • 1