viernes, 14 diciembre 2018
11:01
, última actualización
Deportes

El Betis pierde su quinto partido y las señas de identidad

el 27 oct 2011 / 20:09 h.

El Betis sumó en Cornellá su quinta derrota consecutiva de la temporada y lo hizo renegando de los principios y las señas de identidad que trata de inculcar su entrenador, un Pepe Mel que ayer, tras el descanso, quiso jugar a defender el 0-0 (que metía al Betis sexto y en la Europa League) al cambiar a Roque Santa Cruz por Tosic (53’) y ceder toda la iniciativa a un Espanyol que acabó cantando victoria gracias a un impecable cabezazo de Pandiani.

El Betis quiso jugar a lo que no sabe –a defender– y lo acabó pagando caro, aunque la verdad es que en la primera parte, con Santa Cruz y Rubén Castro arriba y un planteamiento táctico más reservón de lo habitual –doble pivote defensivo, Juanma tapando las bandas, los laterales sin subir– el principal responsable del cero en la portería fue el meta Casto, que metió dos manos prodigiosas para desviar sendos potentes remates de Javi Márquez (13’), y Verdú (35’), que aprovecharon los huecos que dejaba la zaga bética por el eje para poner a prueba su puntería.

Claro que a Casto, y a todo el Betis, le echó una mano –nunca mejor dicho– José Antonio Teixeira, el árbitro, que no pitó penalti en dos centros que desviaron Chica (18’) y Ustaritz (21’) con las manos dentro del área y que señaló fuera de juego en otra polémica acción de Ustaritz ante Álvaro, el joven internacional sub’20 que cogió las espaldas a los centrales una y otra vez y puso a prueba los reflejos de Casto hasta media docena de veces.

La primera media hora de los béticos fue realmente mala. Mel trató de refrescar el equipo con cuatro cambios –Ustaritz, Beñat, Juanma y Santa Cruz por Amaya (lesionado), Salva Sevilla, Jeff Montero y Jorge Molina–, pero el central vasco pronto dejó claro que si no había jugado antes era por algo y Juanma pasó como alma en pena por el partido. Lo primero que hizo Ustaritz fue comerse un pase de Sergio García a Álvaro (12’), que el afortuando cruce de Mario impidió que acabara en gol. Luego llegó un posible penalti por falta sobre el mismo Álvaro (19’) en el que Teixeira señaló un extraño fuera de juego, y mas tarde unas claras manos en el área –antes hubo otras de Chica (18’)– que desviaron otro centro de Sergio García (21’).

Por fortuna para el Betis, ni Álvaro ni Teixeira tenían su tarde, lo que permitió a los verdiblancos rehacerse y mostrar al menos algunas de sus virtudes en el tramo final del primer tiempo.Apenas fueron diez minutos los que el Betis estuvo realmente enchufado en el partido, gracias al buen trabajo de Cañas en la recuperación, las transiciones de Beñat y la velocidad eléctrica de Rubén Castro, que fue el encargado de tocar a rebato con un buen remate que tuvo que desviar el meta Crisitian (36’), antes de hacer lo propio con otro de Cañas (40’) y un último de Santa Cruz (41’), que optó por disparar escorado cuando tenía a Rubén solo en la boca de gol pidiéndole el balón. El delantero canario, ademas, provocó un penalti (43’) tras frenarse en seco y ser empujado en el área por un defensor españolista en las narices del árbitro, que tras haber ignorado antes un par de manos de los béticos en el área de Casto no estaba por la labor de colaborar más.

Desaparecido. El equipo bético había ido de menos a más y tras un comienzo descorazonador dio muestras de poder meterle mano al Espanyol en alguna contra, pues esta vez Mel retrasó las líneas de presión y prohibió a los laterales aventuras ofensivas, por lo que las acciones de peligro llegaron cuando se pudo montar el contragolpe o en alguna acción de estrategia a balón parado.

Tras el descanso, sin embargo, el Betis sencillamente no apareció. Dorado suplió Mario (46’) y poco después Tosic hizo lo propio con Santa Cruz, en ambos casos por lesión. En el banquillo quedaban Pereira, Ezequiel o Pozuelo, pero el mensaje de Mel –que puso a Tosic de lateral, subió a Nacho y situó en punta a Rubén–, escarmentado por las últimas derrotas, era claro. “El empate nos vale”. Arriba no se volvió a inquietar a Cristian y en defensa, los ataques del Espanyol eran persistentes pero bastante atolondrados... hasta que llegó Pandiani e hizo trizas el plan B del Betis, al que ninguno (ni el A ni el C) le ha funcionado en su particular octubre negro.

1 - RCD Espanyol: Cristian Álvarez; Javi López, Raúl Rodríguez, Héctor Moreno, Dídac; Márquez (Dátolo, m.56), Forlín; Sergio García, Romaric (Baena, m.86), Verdú y Álvaro (Pandiani, m.68).

0 - Real Betis Balompié: Casto; Chica, Ustaritz, Mario (Dorado, m.46), Nacho (Pereira, m.75); Beñat, Iriney, Cañas; Juanma, R. Castro y Roque (Tosic, m.53).

Gol: 1-0, m.75: Pandiani.

Árbitro: Teixeira Vitienes (comité cántabro). Amonestó a Beñat (m.55), Javi López (m.63), Dátolo (m.77), Forlín (m.80), Verdú (m.85) y Pereira (m.89).

Incidencias: partido correspondiente a la décima jornada de la Liga disputado en el estadio de Cornellá-El Prat ante 21.810 espectadores.

  • 1