martes, 19 marzo 2019
17:54
, última actualización
Local

El Cercanías se desahoga

Desde el pasado lunes la línea 1 del Cercanías de Renfe, que une Lora del Río con Utrera pasando por Sevilla, cuenta con un tren cada 15 minutos entre las 14.16 y las 15.16 horas, en plena hora punta. Pocos días después, aunque Renfe asegura que aún es pronto para las valoraciones, los usuarios ya han notado la mejoría en el servicio.

el 15 sep 2009 / 19:58 h.

TAGS:

Desde el pasado lunes la línea 1 del Cercanías de Renfe, que une Lora del Río con Utrera pasando por Sevilla, cuenta con un tren cada 15 minutos entre las 14.16 y las 15.16 horas, en plena hora punta. Pocos días después, aunque Renfe asegura que aún es pronto para las valoraciones, los usuarios ya han notado la mejoría en el servicio.

Era vox populi que la línea 1 del Cercanías era temida por todos, y más aún a la hora de la salida del trabajo. Sus resignados usuarios llevan soportando las aglomeraciones en los vagones desde mucho tiempo atrás, pero desde hace un par de días esta situación se ha logrado normalizar.

La entrada en funcionamiento de las nuevas circulaciones de la línea C1, entre las 14.16 y las 15.16 horas, ha supuesto una mayor descongestión del servicio al ofertarse un 18% más de plazas entre las 14.00 y las 16.00 horas, según ha hecho saber Renfe. En este periodo de tiempo pasará un tren cada 15 minutos por las correspondientes estaciones, lo que supone un incremento de dos recorridos más en esta misma franja horaria. En total, a día de hoy son cinco los trenes en dirección a Sevilla que desde el día 15 completan este trayecto.

Desde Renfe aseguran que todavía es pronto para realizar alguna valoración sobre el actual estado del servicio, pues argumentan que esta actuación viene de la mano de la puesta en marcha del Metro (aún sin fecha) para potenciar la intermodalidad entre el suburbano y el cercanías, cuyo epicentro se situaría en la estación sevillana de San Bernardo.

Sin embargo, los que sí han hecho ya sus valoraciones son los viajeros, que se contentan con esta ampliación que reconocen necesaria. "Se nota que va más vacío", comenta un usuario, Diego Muñoz. "Antes tenías que andarte ligero para entrar en el tren, y más si se trataba de una mujer con carrito, que para que pudiera entrar tenías que salirte del vagón para dejarle paso", continúa.

La opinión generalizada en los andenes coincide con la de Muñoz. En el apeadero de Virgen del Rocío, por ejemplo, se nota menos afluencia que en días anteriores. No obstante, la cara de los ahora conformes viajeros se torna en descontento al conocer que el origen de su satisfacción no es producto de sus quejas y reivindicaciones, sino del estreno del Metro. "Esto tenían que haberlo solucionado porque hacía falta de por sí, y mucho antes del Metro", comenta enfadada una usuaria. "Como vuelvan a haber problemas, otra vez vamos a la vía", exclama Muñoz convencido.

Renfe considera que la actual oferta es "suficiente", aunque reconoce que "la gente cambia de hábitos" y que se irán ajustando los horarios a la necesidades que se vayan creando, por lo que no se descarta otra ampliación si así se demanda para cuando esté lista la línea 1 del Metro.

Reivindicaciones. Renfe ya amplió en septiembre el servicio de la línea C1 de lunes a viernes con tres circulaciones más destinadas a cubrir los horarios de máxima afluencia de viajeros, a saber, primera hora de la mañana, mediodía y última hora de la tarde. De este modo, dos de los nuevos trenes prestarían servicio en dirección a Utrera, mientras que el tercero lo haría hacia Lora del Río.

No obstante, los usuarios no veían así cumplidas sus expectativas. Su paciencia se colmó el 13 de noviembre cuando consideraron que no podían montarse en el tren de las 15.30 horas con destino a Utrera y ocuparon las vías a la altura de Virgen del Rocío como medida de protesta. Tras un parón de 40 minutos -no sin retrasos en las otras líneas- se restableció el tráfico ferroviario; pero algo cambió desde entonces en los viajeros, más reivindicativos que nunca.

Todas las miradas están ahora puestas en el nuevo servicio operativo, aunque su verdadera prueba de fuego coincidirá con la inauguración del suburbano, cuando pase a ser mirado con lupa por los usuarios.

  • 1