miércoles, 20 marzo 2019
10:40
, última actualización
Local

El Club Sevillano de Piragüismo llega a un acuerdo con el IMD para su traslado

La mudanza empezará esta misma semana y se prevé que esté terminada a principio de julio, cuando seguirán con sus actividades en las instalaciones del club Lipasam de forma provisional.

el 19 may 2014 / 23:35 h.

TAGS:

Muchos son los jóvenes que practican piragüismo cada tarde en el río. / Eduardo abad (EFE) Muchos son los jóvenes que practican piragüismo cada tarde en el río. / Eduardo abad (EFE) En la mañana de ayer, después de muchos meses de negociación, el Instituto Municipal de Deportes (IMD) y el Club Sevillano de Piragüismo (CSP) llegaron a un acuerdo para el traslado de sus instalaciones en los bajos de Marqués de Contadero a las dependencias del club Lipasam, junto al antiguo telecabina en Torneo. Así, el Ayuntamiento resuelve una de las mudanzas, si bien aún no ha llegado a un pacto con los otros dos clubes de piragüismo que tienen que abandonar su actual sede para que en Marqués de Contadero empiecen las obras del proyecto el futuro Centro de Atención Integral del Visitante. Según explicó ayer a este periódico el portavoz del CSP, José Antonio Algarraba, esta misma semana empezará el traslado, una mudanza que se prevé que termine a principios de julio. Será entonces cuando este club ofertará sus actividades a sus más de 200 socios y al resto de personas que participan en ellas en su nueva ubicación, en las dependencias del club Lipasam. «Según los pliegos de condiciones del contrato para acondicionar este espacio para nuestro uso, esta ubicación es provisional, pero ya se sabe en Sevilla cuándo tiempo puede durar una provisionalidad. Esperemos que pronto tengamos nuevas instalaciones, más adecuadas», apostilló Algarraba. Lo cierto es que se prevé la ampliación de las instalaciones junto al pabellón de la Navegación, donde se quiere reubicar a los otros clubes afectados: el Sevilla Kayak-Polo Hispalense (Piragüismo Orientación Sur) y el Piragüismo Triana, algunas ONG, pero este proyecto no tiene ni fecha ni presupuesto. Además, la construcción de un puente desde Torneo a la Cartuja justo al lado del club Lipasam, en el antiguo telecabina de la Expo 92, condicionará el hecho de que se pueda o no construir en ese suelo. El Club Sevillano de Piragüismo incluso presentó un recurso contencioso-administrativo contra el desalojo de la sede ordenada para el 31 de marzo, si bien las medidas cautelares solicitadas –la paralización del desalojo– fueron desestimadas por los tribunales. Según el club, el Ayuntamiento no tenía legitimidad para ordenar el desalojo porque el suelo es estatal, mientras que también cuestionó legalmente el destino turístico del terreno. Esos fueron algunos de los muchos argumentos recogidos en su demanda. El futuro Centro de Atención Integral del Visitante, incluido en el Plan Turístico programado por la Junta y el Ayuntamiento, ya ha sufrido varios retrasos. Sus obras están previstas que arranquen en el próximo mes de septiembre. La junta de gobierno del Ayuntamiento del pasado viernes resolvió dar un plazo de ocho días para que el Club Kayak-Polo Hispalense (Piragüismo Orientaciónsur) abandone el local de titularidad municipal que ocupa en los bajos del paseo del Marqués de Contadero. Si en el mencionado plazo no media el «desalojo voluntario» de las instalaciones, el Ayuntamiento lo consumará por sus «propios medios», advirtió el portavoz municipal, Curro Pérez. Miguel Ángel Rodríguez, presidente del Club Kayak-Polo Hispalense, descartó entonces un «atrincheramiento» en el local que el colectivo ocupa en los bajos del paseo del Marqués de Contadero. No obstante, ha insistido en que no acepta las alternativas de reubicación propuestas por el Ayuntamiento porque implican un traslado «inviable, a unos prefabricados con altas temperaturas donde nuestro material se deterioraría y pasaríamos de estar unos 50 o 70 piragüistas en 200 metros cuadrados, a incorporarnos todos a un espacio de 300 metros cuadrados en el que ya hay más de cien personas». El Gobierno local propuso reubicarlos en el entorno del antiguo telecabina, entre las calles Jándalo y Torneo, o unas instalaciones similares bajo la torre Schindler.

  • 1