lunes, 18 febrero 2019
14:50
, última actualización
Local

El Consistorio abre un concurso para privatizar el servicio de grúa

El contrato con Aussa, dependiente de Tussam, finaliza en febrero. El Ayuntamiento abre de nuevo las puertas al sector privado tras seis años de gestión pública.

el 15 jun 2010 / 19:22 h.

TAGS:

La grúa podría cambiar de manos a partir de febrero de 2011.

El Ayuntamiento dará luz verde en el próximo Pleno a un proceso que puede derivar en la privatización del servicio de retirada de vehículos. Después de seis años en manos de Aussa, una empresa creada por el Ayuntamiento que tiene a Tussam como accionista mayoritario, la grúa saldrá a concurso público y se abrirá por tanto a ofertas del sector privado. El proceso empezará de forma inmediata para que en febrero de 2011, cuando finaliza el contrato actual, la nueva firma -o Aussa si se presenta y obtiene la adjudicación- puedan empezar a prestar servicio.

En el Pleno del próximo viernes, según explicaron fuentes municipales, se aprobará el cambio de modelo de gestión. De la encomienda que tiene asignada Tussam a través de la sociedad Aussa se pasará a un modelo de gestión indirecta a través de una concesión administrativa. A partir de este punto, el Consistorio deberá redactar los pliegos de condiciones para un concurso público al que se podrán presentar empresas del sector privado.

Hasta 2002, el último año del primer mandato de Alfredo Sánchez Monteseirín, el servicio de grúa estaba gestionado a través de una concesión a una empresa privada, en este caso, Servicleop. Los problemas con el servicio y las diferencias con la dirección de esta compañía provocaron la retirada de la concesión y una adjudicación posterior a otra firma, Settex Aparki, sólo rechazada por Izquierda Unida, entonces en la oposición.

Dos años después, ya con PSOE e IU en el Gobierno, el Ayuntamiento decidió cambiar de modelo y abogó por una gestión directa a través de Tussam que a su vez aprobó una encomienda de gestión a una sociedad creada años antes para la gestión de la zona azul. La empresa municipal de transportes es su accionista mayoritaria, aunque con Azvi y Cajasol en el consejo de administración.

Esta decisión abrió las puertas a un conflicto laboral ante las dificultades para subrogar los contratos de la plantilla que antes formaba parte de la empresa privada a la nueva sociedad municipal creada, ya que sus condiciones laborales se vieron mermadas. Estas diferencias acabaron en los tribunales ante las denuncias de varios trabajadores por supuestas irregularidades en el modelo de concesión del servicio. El TSJA llegó a cuestionar no sólo el modelo de subrogación de los contratos sino la propia encomienda de gestión del servicio público de retirada de vehículos a la sociedad Aussa.

El Ayuntamiento de Sevilla ha aguantado no obstante hasta la finalización del contrato con Aussa, previsto para febrero de 2011, para devolver al servicio de retirada de vehículos al modelo de concesión privada mediante un concurso público. Pese a esto, la situación actual podría mantenerse de concurrir Aussa a la convocatoria, una opción que fuentes sindicales descartan al considerar que no podría acudir en igualdad de condiciones al ser una sociedad participada mayoritariamente por el Consistorio.

El servicio de grúa retira una media de 50 vehículos al día que se ha visto reducida en los últimos meses por los numerosos conflictos que han vuelto a sacudir a Aussa. El Ayuntamiento fracasó en su intento de imponer el sistema de grúa telemática que daba una mayor responsabilidad a los conductores; y esto derivó en un malestar tanto en el seno de la plantilla como en la propia Policía Local agravado por las averías en varios de los vehículos que dejaron sin apenas recursos a los trabajadores y por el vacío legal derivado de la nueva Ley de Seguridad Vial. Aussa gestiona además de la grúa, toda la zona azul de la ciudad y los aparcamientos de la Feria. Sus ingresos se emplean para reducir las pérdidas de Tussam.

  • 1