miércoles, 20 febrero 2019
15:05
, última actualización
Local

El Gobierno centra su estrategia del debate en lograr más apoyos

Rajoy reconoce que no puede hacer más ante la falta de votos.

el 05 jul 2010 / 20:13 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso.
Después de aprobar una reforma laboral por un solo voto y con la amenaza de CiU de retirar su apoyo al Gobierno a cuenta del proceso de descentralización, el Ejecutivo sabe que debe reforzar su imagen en el próximo Debate sobre el Estado de la Nación -14 y 15 de julio- y potenciar los acuerdos que ya mantiene con algunos grupos y, también, buscar nuevas alianzas políticas. Parecida es la situación del PP para el próximo Debate. El presidente de este partido,Mariano Rajoy, culpó ayer a Rodríguez Zapataro de los males del país aunque reconoció que no puede hacer nada por la falta de votos en la Cámara Baja.


Con esta situación, el Gobierno se ha plantado la cita como "una ocasión idónea" para ampliar las posibilidades de acuerdo entre los grupos, algo que considera "fundamental" para reforzar la confianza internacional en España y la de los propios ciudadanos españoles. Así lo aseguró el Ejecutivo en la comunicación que ha remitido al Congreso con los ejes de lo que cree que debe ser esa cita. El texto subraya que, desde el último debate, el Parlamento ha mostrado su capacidad de alcanzar acuerdos en distintos ámbitos y el Gobierno desea que esa capacidad "se mantenga y pueda, incluso, ampliarse, especialmente en relación con los desafíos trascendentales para el futuro que acompañan a la rápida conclusión de las reformas estructurales en marcha". Tras insistir en que el acuerdo político es fundamental para reforzar la confianza internacional en España y la de los españoles para creer en las capacidades que permitirán salir de la crisis, el Ejecutivo recalcó que el debate de la próxima semana es "una ocasión idónea para ello".


Así, el Ejecutivo defenderá las iniciativas que ha puesto en marcha y destaca que algunas están ya muy avanzadas, como es el caso de la reforma del mercado de trabajo, aprobada por el Gobierno y cuya convalidación pudo salir adelante gracias a las abstenciones del PP y de otros grupos. Todas las iniciativas que defenderá, adoptadas en el contexto de una crisis "extraordinariamente intensa y compleja", especifica el Gobierno.


Resignación popular. Por su parte, Rajoy aseguró ayer que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es el "principal problema" de la economía española porque "genera una enorme desconfianza dentro y fuera de España y no está en condiciones de recuperar" la confianza que se necesita. Sin embargo, admitió que "es consciente de cuál es la composición del Congreso". "Por tanto sabemos lo que podemos hacer y también sabemos lo que debemos hacer", aseveró.


En una extensa intervención ante la Junta Directiva Nacional, de su partido, el líder de la oposición descartaba así de plano la posibilidad de presentar una moción de censura en la Cámara Baja. Con sus palabras anticipa ya en líneas generales cuál será su mensaje en el Debate sobre el estado de la Nación. Tras insistir en que España "no va a volver a una etapa de crecimiento económico" con José Luis Rodríguez Zapatero "sino todo lo contrario", el líder de la oposición explicó que en este momento el PP va a presentar sus propuestas y "profundizar en el contenido" de su alternativa, escuchando a la gente y "transmitiendo a todos los españoles que el PP es la única opción de cambio". Y tras criticar que el Gobierno no haya escuchado estos dos años al PP, subrayó que su partido ha presentado recientemente "un programa económico" que sintetiza las propuestas que ha ido presentando desde el comienzo de la legislatura, "rompiendo uno de los mantras que ha utilizado el PSOE" acerca de que el PP "no hace propuestas".

  • 1