viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Economía

El Gobierno portugués se queda solo en su veto a Telefónica

Zapatero señala que es una cuestión empresarial y confía en el diálogo

el 01 jul 2010 / 19:08 h.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, evitó ayer valorar el veto del Gobierno luso a la venta del 30% de Portugal Telecom en Vivo a Telefónica y señaló que espera que se resuelva "la sustanciación" de esta "cuestión empresarial" por "los términos del entendimiento y el dialogo".

En declaraciones a los medios después de reunirse en Madrid con el ex primer ministro británico Tony Blair, Zapatero se limitó a señalar que espera que la operación entre Portugal Telecom y Telefónica se resuelva por la vía del diálogo.

El Gobierno portugués volvió a justificar ayer su veto, pero se quedó prácticamente solo en la defensa de esa "bomba atómica", como llama la prensa al uso de la acción de oro en Portugal Telecom (PT).

Desde la propia operadora de telecomunicaciones, el principal partido de oposición (el Social Demócrata PSD) y numerosos expertos y analistas de empresas y medios mostraron el desacuerdo con el uso por parte del Gobierno socialista de unas acciones con derechos especiales consideradas por Bruselas incompatibles con la legalidad.

Bajo una lluvia de críticas y el temor de políticos y analistas a la mala imagen ante los inversores, la reacción de Bruselas y hasta la posible opa de Telefónica sobre PT, el primer ministro, José Sócrates, insistió en defender el uso de las acciones privilegiadas, que además de en PT también tiene el Estado en grandes compañías como GALP o EDP.

"El Gobierno hizo lo que debía para defender los intereses de Portugal y de Portugal Telecom", afirmó en un inusual artículo publicado ayer con la firma de "primer ministro" en un diario lisboeta.

"Telefónica estaba equivocada si creía que podía seguir con una oferta sin tener en consideración los intereses estratégicos expresados claramente por el Gobierno", abunda en una entrevista al Financial Times de la que se hizo eco toda la prensa lusa.

El ministro portugués de la Presidencia, Pedro Silva Pereira, también salió en defensa de la decisión gubernamental. Reprochó las "formas" usadas para quedarse con Vivo por Telefónica y el hecho de que no tuviera en consideración al Estado luso como accionista de PT.

Pese al sentimiento nacionalista que se había generalizado en Portugal en defensa de la apuesta de PT por Vivo y Brasil, ayer en la opinión publicada se imponía la valoración de que el Gobierno cometió un error al usar un arma que la UE no acepta y se dispone a prohibir la próxima semana.

De hecho, el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, consideró ayer "injustificada" la decisión adoptada por el Estado luso. "La posición de la Comisión es muy clara desde hace bastante tiempo", indicó en una rueda de prensa Barnier.

"Es una restricción que consideramos injustificada para el principio de la libre circulación de capitales, de la que soy responsable como comisario encargado del Mercado Interior", comentó.

Mientras, desde el PSOE se estimó que, "con toda probabilidad", esa acción de oro usada por Portugal "es ilegal" y será declarada así por la Justicia europea.

  • 1