jueves, 13 diciembre 2018
10:21
, última actualización
Local

El grafiti como herramienta de ‘marketing’

Alexandra del Bene, una italiana afincada en Sevilla, llena de vida tiendas y locales

el 25 dic 2013 / 23:00 h.

TAGS:

15363160Puede que por el nombre no les suene, pero tal vez al pasar por la calle Calatrava, antes de llegar al bar Antojo, sí se hayan fijado en unas sombras que hay dibujadas sobre la pared y que se podrían confundir perfectamente con la silueta de personas reales. O también, puede que se hayan detenido ante las persianas de Casa Vizcaíno para contemplar la representación de una bodega o en alguno de los comercios del entorno de la calle Feria, como la farmacia, o la abacería de la Plaza San Marco, que le han llamado la atención porque sus fachadas se salen de lo habitual. La autora es Alexandra del Bene, una italiana nacida en Roma pero afincada en Sevilla desde 2010, tras pasar un año y medio en la India y dejar una tranquila vida en la Toscana. “Buscaba una ciudad para vivir y no me convencían Madrid, Barcelona ni Valencia, así que pensé en recorrer Andalucía, aunque en cuanto pisé Sevilla me gustó tanto que ya no quise buscar más. Me dije: quiero vivir aquí”. Y aquí sigue y sin ganas de marcharse de momento porque trabajo tampoco le falta. J.M. PAISANO (ATESE) J.M. PAISANO (ATESE) No verán en sus creaciones dos diseños iguales, ni repetición de ideas, pues para cada ocasión trata de buscar un lenguaje distinto que se comunique con el entorno donde encaja el comercio, el bar, o incluso la puerta del garaje de una casa particular. Ha sido en Sevilla donde se lanzó a experimentar con esta técnica, una especie de mezcla entre el grafiti y el dibujo, que nunca antes había probado pero que funciona muy bien como herramienta de marketing en muros, paredes, fachadas y persianas metálicas. Sus dotes artísticas no son casuales. Buena parte las adquirió con sus estudios de arquitectura y con el trabajo en Italia con un prestigioso arquitecto con el que aprendió diseño aplicado a numerosas facetas, explica Alexandra en Triana, el que ahora es su barrio. “Hacía maquetas, dibujos en perspectiva, proyectos de viviendas de lujo. Al marcharme me di cuenta de que había aprendido prácticamente a hacer de todo”. Dejó Roma y se mudó a la Toscana, donde empezó a restaurar frescos en palacios, monasterios y probó a a pintar interiores en villas particulares a demanda del cliente. Y su trabajo gustaba mucho: ventanas abiertas a paisajes toscanos en medio del salón, “incluso en cuartos de baño” y decoración especial para habitaciones infantiles. No había límites. Cansada de la vida apacible en Toscana, le salió trabajo en el sur de la India, aunque el ritmo de vida tan intenso y “peligroso” le hicieron pensar en su hija adolescente –Isabella tiene hoy 16 años– y tras año y medio optó por un lugar más sosegado. 15363159Eligió Sevilla y aquí tuvo que reinventarse, como sigue haciendo todos los días. Su última firma es el diseño que ha hecho en el bar de flamenco Los Cabrera, en Julio César. Ahora está enfrascada en una iniciativa municipal que, bajo la denominación Pinta tu barrio, persigue concienciar a los vecinos del Polígono Sur de la necesidad de cuidar el entorno, algo que no está reñido con la creatividad. Así, el muro exterior que rodea Los Alambres, un antiguo colegio, se está transformando en un paisaje que rescata elementos de la escuela que una vez fue. Por delante tiene nuevos retos pendientes. Uno de ellos, dotar de vida el muro que rodea una fábrica de aceitunas en Dos Hermanas. Escenas tradicionales de esta industria serán la base del homenaje encargado por la empresa E. Martín Morro. Ya en Triana, la cafetería Miami espera para lucir en su cierre exterior un trocito de su vecino Puente de Triana. Y en el cajón aguardan, desde hace más de año y medio, proyectos como el que planteó al Ayuntamiento y a comerciantes del Centro para revitalizar la Plaza del Pan y poner en valor sus tiendas rescatando en forma de pintura la columnata que se esconde en su interior.

  • 1