miércoles, 20 marzo 2019
12:33
, última actualización
Local

El mal olor de la depuradora nueva no llegará a la Algaba

Emasesa ha incluido en los pliegos de condiciones una reducción de olores “tan profunda como lo permita la tecnología”.

el 13 feb 2011 / 20:15 h.

TAGS:

La Urbanización Almenara del Guadalquivir y el puente viejo de La Algaba desde el lugar donde se va a construir la depuradora.

La polémica creada en el municipio de La Algaba por el traslado de la EDAR (estación depuradora de aguas residuales) norte de la barriada de San Jerónimo a los suelos propiedad de Emasesa junto a la Antigua Estación de Filtraje, hoy Centro de Formación del Agua, no tiene razón de ser. Eso es al menos lo que indican fuentes de la empresa metropolitana de aguas, desde donde aseguran que en las nuevas instalaciones se va a colocar la última tecnología existente en desodorización, insonorización y eficiencia energética.

Fuentes de la compañía señalaron que estará ubicada en un espacio "suficientemente alejado" del núcleo urbano, a diferencia de lo que hoy ocurre en Sevilla. Además, indicaron que "no tiene nada que ver con la de San Jerónimo, que se construyó hace 30 años, sino que irá totalmente cubierta, como la de Ranilla, construida en 2009. Los decantadores, la parte de fango... todo irá cubierto".

Desde Emasesa aseguran que a los vecinos de La Algaba, en especial a los de la Urbanización Almenara del Guadalquivir, la más próxima a las futuras instalaciones, "se les garantiza que no van a tener ningún tipo de afección". Incluso se destaca que el consejero delegado, Manuel Marchena, ha invitado a los vecinos más cercanos a las instalaciones a visitar la depuradora de Ranilla "para que se queden tranquilos".

licitación. El pasado día 3, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba el anuncio de licitación de la "redacción del proyecto y la ejecución de la obra para una EDAR y una EBAR [estación de bombeo], así como mantenimiento y explotación de la misma y de otras estaciones de bombeo", con un valor estimado de contrato de 109.870.000 euros.
Gran parte de este presupuesto está destinado a evitar afecciones al medio ambiente, señalan desde Emasesa. Según aprobó la comisión ejecutiva de la Empresa Metropolitana de Aguas a mediados de diciembre, la nueva depuradora, al igual que la de Ranilla -inaugurada hace dos años- incorporará las últimas tecnologías aplicadas a la depuración del agua.

Emasesa también se reafirma en su compromiso con la mejora de los aspectos ambientales de la depuración. Ésta es la razón por la que en el pliego de licitación se ha incluido "la reducción en la emisión de olores tan profunda como lo permita la tecnología existente", tanto para la nueva depuradora como para las estaciones de bombeo de aguas residuales que continuarán en San Jerónimo. Para ello "se cubrirán todos los recintos y se procederá a instalar equipos de desodorización de los volúmenes de aire contenidos en los mismos", explicó la empresa en una nota.

También la insonorización está presente en la licitación. El objetivo, según la compañía, es "lograr la máxima reducción de emisiones de ruidos tanto de la depuradora como de las estaciones de bombeo e instalaciones asociadas". Por último, todos los licitadores deberán desarrollar un Estudio de Eficiencia Energética.
La licitación incluye la construcción de una nueva Estación de Bombeo de Aguas Residuales en San Jerónimo y, en las instalaciones de la antigua estación de filtraje, la EDAR norte.

  • 1