martes, 20 noviembre 2018
12:17
, última actualización
Cultura

"El museo de Bellver no abrirá en este mandato, pero quedará encarrilado"

María del Mar Sánchez Estrella, concejal de Cultura, Educación, Deporte y Juventud, asegura que "la pujanza de Málaga responde a 12 años de gestión del PP, pero nuestro poso patrimonial es mayor"

el 06 jul 2014 / 16:00 h.

Imagen _MG_5997aa La delegada de Cultura,Educación, Deporte yJuventud, María delMar Sánchez Estrella, en su despacho. / Pepo Herrera En las últimas semanas han vuelto al debate público la colección Bellver, el Carambolo, las Atarazanas, los museos... Llevamos hablando de los mismos temas desde los 90. ¿Hemos tenido malos gestores culturales o son tan complicados estos asuntos? Quien fuera responsable en los 90 debería haber respondido en su momento. ¿Por qué casi 30 años después siguen prácticamente igual estos temas? En este tiempo han pasado distintos partidos por el Gobierno, el Ayuntamiento y la Junta. No ha habido una apuesta seria para que el patrimonio esté en las condiciones que se merece. De ahí que el Bellas Artes no se amplíe o que el Arqueológico no termine de rehabilitarse, lo que implica que no pueda exponerse el Carambolo o que a una colección privada nunca se le ofreciera un edificio acorde a su importancia. En estos años ha habido crisis y épocas de bonanza, y ni en una ni en otra se ha arreglado nada. Es cuestión de voluntad y de sentarse a negociar. Entiendo que no ha habido el interés suficiente para llevar a cabo estos proyectos. Ustedes enfilan el último año de su mandato. Tampoco han arreglado hasta ahora estos temas. ¿Veremos alguna solución en estos meses? En relación a los asuntos que no son de nuestra competencia, como los museos, estamos a disposición de las otras administraciones. Se ha hablado de crear una fundación para el Bellas Artes, pero nos la tienen que aceptar. Con Atarazanas, igual. El alcalde ha mandado mensajes al consejero y la presidenta mostrando su interés, pero el edificio es de la Junta. Lo que no es de nuestra competencia... Hablemos de temas de su competencia. La colección Bellver. ¿Qué les hizo tomar la iniciativa para cerrar la donación cuando nunca encabezaron las negociaciones? Mariano Bellver lleva años en contacto con las administraciones para encontrar un espacio. Se pensó en su casa, en el Palacio de Monsalves, en la Sala Santa Inés o en el futuro museo de Cajasol. Unos eran inviables, otros pequeños y otros necesitaban una restauración que no llegaba. De ahí que cuando la Academia de Bellas Artes nos comentó que había que buscar otro sitio, porque Bellver estaba ya cansado, se pensó en que si no había otra administración dispuesta, podíamos ofrecer el Pabellón Real, que en nuestro programa aparecía como futura sede de exposiciones. A él le gustó y ahora cerramos el acuerdo. Usted sostiene que el interés de Málaga no les influyó, pero ¿qué le entró por el cuerpo cuando ese concejal de Cultura malagueño dijo que quería los cuadros de Bellver? ¿Sintió el síndrome Thyssen? Málaga no era su sitio natural ni la voluntad del donante. No influyó especialmente. Esta preocupación la llevo puesta desde hace siete años. El acuerdo deja fuera a la Junta y a Cajasol y rescata la idea original de Soledad Becerril, de 1998. Al final, tanto lío para volver al origen. ¿Veremos el museo en este mandato? En el acuerdo estará sólo el Consistorio. Sobre lo de Becerril, es curioso, la vida es una rueda en que se repiten las cosas, pero esperemos que esta vez sea la definitiva. En cuanto a los plazos, no estará listo en este mandato porque hay que rehabilitar el edificio, que será íntegro para la Colección Bellver, que así se llamará. Pero al menos vamos a encarrilar el asunto. ¿Lo vincularán al Bellas Artes? En principio no. Existen museos de pintura de distintas épocas que son independientes. Será municipal, lo conservará el Consistorio y podrá integrarse en el museo de la ciudad, Patrimonium Hispalense, junto al Antiquarium, el Palacio de los Marqueses de la Algaba y, pronto, el Castillo de San Jorge y el Centro de la Cerámica, pero tendremos que presentarlo a la Junta, para que nos lo apruebe. Otro asunto que dará que hablar es la Sinfónica. ¿Está dispuesta a renunciar a Pedro Halffter para devolver la tranquilidad en la orquesta? No. No tengo por qué. No soy nadie para vetar a nadie. En nuestra opinión, ha sido un gran director, que tenía un contrato que acaba ahora. Se ha abierto un proceso para ver si hay otros directores que presenten un proyecto mejor. Para nosotros ha sido bueno, y ahí están las críticas de los diarios y el público. No es un proyecto agotado, sino vivo y que puede mejorar. Un comité técnico valorará los nombres que opten al cargo y, con su dictamen, las tres administraciones decidirán por mayoría o unanimidad. Y los músicos. Los músicos opinan. Tienen voto y pueden sugerir, pero la decisión última la toman las administraciones. ¿Es posible mantener a un director de orquesta cuando sus músicos han convocado una huelga de tres días para exigir su salida? Si presenta un proyecto en el que cuente con los músicos... El diálogo es mejorable. Los músicos tienen que entender que la decisión última la toma el consejo de administración. ¿O en algún sitio preguntan a los trabajadores quién quiere que sea su director? Reconocemos su valía como profesionales y les damos voz, pero la decisión la tiene el consejo. ¿Usted en la piel de Halffter aguantaría lo que él ha soportado públicamente o hubiera dimitido? Eso dice mucho de Pedro Halffter y de su confianza y amor por la orquesta, el teatro y la ciudad, porque un músico de su relevancia no debe tener problemas para irse a otro sitio. Es curioso que el maestro llegara de la mano del PSOE, cuando ustedes apoyaban a los músicos y criticaban sus bajadas de sueldo, y ahora sea el PP su gran valedor. El PP ha apoyado a los músicos en la oposición y en el gobierno. La prueba está en que cuando llegamos al Ayuntamiento hemos puesto siempre lo que ha hecho falta para que la entidad siguiera adelante. Ese es el apoyo a la orquesta. Entiendo que el PSOE nombró a Halffter por su calidad artística. Yo no pregunto a nadie de mi equipo a quién vota. Entiendo que si se suman a un proyecto político es porque están de acuerdo con él. Pero buscamos la calidad. ¿Cuánto debería bajarse el sueldo? La pregunta es cuánto tiene que pagar la ROSS por tener una buena dirección. ¿Queremos pagar muy poco? Entonces quizá no tengamos un director de la categoría de Halffter. Si quieres un cuadro de Antonio López, hay que pagarlo. ¿Tiene que seguir pagando la Sinfónica entonces 250.000 euros al director? No es el más caro. Si el maestro hace un proyecto en el que baje su caché u ofrezca conciertos gratis... Otros directores harán sus ofertas. El Carambolo se va pronto a Nueva York. Ustedes plantean exponerlo cuando vuelva, pero ¿dónde? El tesoro es municipal y, como en otras ocasiones, reclamándolo con el tiempo que estipula la ley y las medidas de seguridad necesarias, es posible mostrarlo. En 2014 se cumplen 50 años desde que el Consistorio lo adquirió. Queremos exhibirlo en la Casa Consistorial o el Alcázar. Entendemos que en este caso es mejor una sede municipal que el Arqueológico. ¿Abrirán otra guerra con la Junta como la que tuvo el anterior alcalde? ¿Por qué no se busca una solución que permita ver el original en el museo? No queremos guerra ninguna. Queremos una muestra temporal. Para exponerlo permanentemente en el Arqueológico, la Junta nunca se ha puesto en contacto con nosotros. La gestión del museo es autonómica. Con la Junta tienen muchos temas pendientes: la colaboración en la Bienal, el Festival de Cine, Atarazanas... La participación en la Bienal la estamos cerrando. En el Festival de Cine no pondrán nada, y de Atarazanas siguen sin decirnos nada. ¿Con el Ministerio de Cultura, que es del PP, tienen más suerte? ¿Cuándo empieza la obra en el Arqueológico, que estaba presupuestada para 2014? Entiendo que si hay algo presupuestado, lo deben ejecutar. Pero es la Junta quien debería estar en Madrid peleando todos los días ese tema. Pero son ustedes el gobierno de la ciudad y del mismo partido. ¿Hablan con el ministerio de esto? Estamos en contacto permanente con parlamentarios andaluces y hablando con Madrid para avanzar. El Museo de Carruajes finalmente no irá a la Fábrica de Artillería. ¿Terminará el mandato cerrada y sin uso? Se han aprobado intervenciones urgentes que eran necesarias. Paralelamente trabajamos en proyectos que se nos están acercando. Lamentablemente cerrará el mandato sin uso, porque es más importante garantizar su conservación. Pronto espero anunciar un proyecto de iniciativa público-privada. Y quizá pueda acoger también alguna delegación. Después del verano empieza el año preelectoral. ¿Qué harán? Ya estamos viendo los frutos de la buena gestión económica de la delegación, que partía de una situación precaria. Hemos aumentado presupuestos, lo que nos ha permitido mantener y mejorar nuestros festivales, como el Femas, la Bienal o el Festival de Cine. Hemos habilitado ayudas y colaborado con otros privados, como Circada, el feSt o Danza Mobile. Y ahora podemos tener capítulo de inversiones, para terminar la rehabilitación del Lope de Vega y el cerramiento de su entorno. Este teatro no tenía aire acondicionado y no era intervenido desde 1992. Además continuamos restaurando Santa Clara. Nos hubiera encantado tener diez millones para rehabilitarlo de forma integral, pero la situación es la que es. Entre 2014 y 2015 invertiremos casi un millón para abrir nuevas zonas del convento o la Torre de Don Fadrique. No es la noticia óptima, pero es buena. ¿Preparan alguna actividad de impacto como las Santas de Zurbarán? Estamos trabajando en la muestra del Joven Velázquez, de octubre a enero, y para 2015 estamos estudiando alguna más que no puedo avanzar. ¿Y hay algo que sepa ya que no podrá acometer y le hubiera gustado? Me hubiera encantado rehabilitar toda Santa Clara. Esa es mi espinita. Urbanismo busca fondos europeos, pero esas gestiones tienen sus plazos. No será este mandato. ¿Cree que el sector cultural está satisfecho de su gestión? Creo que sí. El primer año no fue fácil explicar los recortes que tuvimos que hacer, pero han visto que el rigor con que trabajamos ha dado sus frutos. El mandato termina con la Sala Fli cerrada y el Teatro Salvador Távora, en concurso de acreedores. ¿Hay algún plan para rescatarlos? Nuestra apuesta es aumentar las subvenciones a las salas escénicas privadas para que caminen de nuevo. Cuando llegamos al gobierno, la partida reservada para ellas la había barrido el anterior equipo para pagar la deuda de la televisión municipal y la Fundación DeSevilla. Luego pasamos a 50.000 euros, que no era mucho, pero ahora tenemos 100.000 euros. Estos días se celebra el 50 aniversario de la muerte de Cansinos Assens. ¿Hará algo el Ayuntamiento? La Casa de las Letras y los Poetas tendrán previsto alguna actividad para este otoño, estoy segura. ¿No ha perdido una oportunidad la ciudad de recuperar a este autor sevillano y su archivo al retirarle la subvención a la Fundación Cansinos? El proyecto original estaba mal planteado. Cuando llegué a Cultura, había un director en esa fundación cobrando, pero el archivo estaba en Madrid. No tenía sentido. Se empezó la casa por el tejado. Se creó la fundación sin sede ni fondos, y se pagaba un sueldo a un director. Bajo mi responsabilidad de cuidar el dinero público lo veía absurdo de momento. Ojalá tengamos dinero, terminemos Santa Clara u otro espacio y podamos traer esos fondos a Sevilla. No sé si querrán volver a saber algo de este Ayuntamiento. La ponen a caer de un burro en su web. Sí, como si fuéramos los responsables de que se fueran a Madrid. Es curioso lo que hay que asumir... ¿Y tiene arreglo la marcha del Archivo de Mario Maya a Granada? Porque su disgusto por lo ocurrido con la Bienal y con la calle no tiene solución. Tengo entendido que la Bienal le contestó pidiéndole que mejorara la propuesta de espectáculo que presentó. Si no se supo transmitir, pido disculpas. Sobre el archivo, a nosotros no nos pidieron ayuda. Y para la calle, tienen que seguir los trámites habituales. Nosotros estamos abiertos siempre a cualquier homenaje. En los últimos tiempos Málaga está demostrando una gran pujanza cultural. Ellos sí tendrán un Pompidou. ¿Le está arrebatando el protagonismo cultural a Sevilla? Nosotros no queríamos tener una subsede del Pompidou, sino un centro de creación «al modo de». Málaga ha tenido un auge cultural los últimos 12 años coincidiendo con un alcalde del PP que hizo una apuesta clara y mantenida. Son años suficientes para llegar a acuerdos con el Thyssen, el Pompidou o el Museo de San Petersburgo. Pero creo que Sevilla tiene, con todos mis respetos, mucho más poso patrimonial. Estamos trabajando en colaboración con las administraciones para restaurar los museos y hemos abierto nuevos espacios culturales. Una de sus promesas electorales más esperadas es el servicio de telebiblioteca. ¿Para cuándo? Estamos trabajando con Participación Ciudadana para ponerlo en marcha y llevar libros a los distritos con carencias de bibliotecas. Hace una año contestó lo mismo a esa pregunta. Llevan ya tres años. Es verdad que a veces la administración es muy lenta, y eso es algo que hay que mejorar. ¿Le gustaría volver a ir en las listas y repetir como delegada en Cultura? Ha sido un trabajo intenso, bonito e interesante. No está en mis manos, pero si el alcalde deposita esa confianza en mí, estaremos. ¿Cree que se vende bien turísticamente la oferta cultural de Sevilla? Sí, trabajamos con el área de Turismo. Hemos ido de la mano con las Santas de Zurbarán o la Bienal. ¿Qué le pareció la campaña de los Gemeliers? Ellos no pasaron por Operación Talento del área de Juventud... Ya eran suficientemente reconocidos por el público y no fue necesario [risas]. Iba dirigida al turismo familiar y, con ese objetivo, la veo adecuada.

  • 1