miércoles, 14 noviembre 2018
07:38
, última actualización

El paro rebaja los siniestros laborales un 12,5% pero el riesgo crece

CCOO alerta contra el ahorro en seguridad y dice que hay siniestros ocultos de obreros sin contrato.

el 05 feb 2012 / 20:11 h.

Los sindicatos se manifiestan cada vez que se produce un accidente laboral para reclamar seguridad.

Las estadísticas oficiales reflejan que el año pasado hubo en la provincia 3.250 accidentes laborales menos que en 2010, un descenso más ligado a los 7.359 trabajadores menos en activo que a un aumento de las medidas de seguridad y prevención. Y es que, precisamente, la crisis no ha hecho más que aumentar los riesgos. Es más, frente a las cifras oficiales, CCOO alerta del aumento de accidentes que no quedan registrados en éstas porque se trata de obreros que no están dados de alta. El último caso ocurrió hace unos días en Carmona, donde murió un trabajador que según la empresa había acudido a dar un presupuesto mientras que el sindicato asegura que él y su hijo estaban trabajando en la empresa sin contrato.

“Las empresas entienden la siniestralidad laboral como un gasto y para nosotros es una inversión porque reduce la accidentalidad y por tanto la productividad es mayor, pero ellos no lo ven”, lamenta la secretaria de Salud Laboral de CCOO de Sevilla, Pilar Moreno, que añade que “cuando el trabajo se precariza, a las empresas la siniestralidad laboral les importa muy poco”.

De los 20.588 accidentes laborales registrados el año pasado, 17 fueron mortales según las cifras oficiales (diez en el sector servicios, cuatro en la construcción y tres en la agricultura, ya que en la industria no hubo ninguno pese a ser el sector que aglutina el mayor número de accidentes en general). Sin embargo, CCOO alerta de varios casos más que no aparecen registrados, como el de un trabajador que recolectaba naranjas en la capital o el de otro que falleció en la Sierra norte cuando manejaba un tractor en una finca. Ninguno estaba dado de alta en la Seguridad Social. Tampoco aparecen en las estadísticas oficiales aquellos trabajadores que no fallecen en el acto sino días después en el hospital, aunque sea a consecuencia de un accidente en el trabajo, o los de autónomos, que predominan sobre todo en el sector agrícola. Sí se registran ya desde hace unos años los accidentes laborales in itínere, es decir, aquellos que se producen en el camino de ida o vuelta del trabajo y que también bajaron el año pasado, en concreto un 55,5%.

Cada vez más, en  CCOO ven casos de operarios que realizan su trabajo sin las debidas medidas de seguridad pero “tienen miedo a pedirlas por temor a que los echen, porque sabe que detrás hay otros dispuestos a hacer su trabajo sin ellas”, explica Moreno.

Inspección. La labor de la Inspección de Trabajo en este aspecto resulta fundamental para obligar a las empresas a cumplir las normas de seguridad.  Entre enero y septiembre de 2011 (últimos datos disponibles), la Inspección realizó en la provincia de Sevilla 14.750 actuaciones en materia de seguridad y salud laboral y levantó 488 actas de infracciones e impuso sanciones por valor de 1.018.470 euros. Además, ordenó paralizar la actividad de tres empresas por este motivo. El número de trabajadores afectados por las empresas investigadas y sancionadas en materia de seguridad y salud laboral fue de 1.358.

  • 1