jueves, 15 noviembre 2018
08:24
, última actualización
Local

El pirómano de Las Naciones irá a juicio por 82 intentos de asesinato

El juez cierra el caso y le procesa por intentar volar un bloque detonando siete bombonas de gas.

el 20 may 2012 / 19:02 h.

TAGS:

José el Francés agrede a uno de sus vecinos el día que fue citado a declarar ante el magistrado.

Rafael Peña, el hombre que el 17 de julio de 2009 intentó volar el bloque de la barriada de Las Naciones donde vivía detonando siete bombonas de gas, se sentará en el banquillo de los acusados después de que el juez que investiga el caso le haya procesado por al menos 82 delitos de intento de asesinato (uno por cada vecino que estaba en el edificio) y otro de estragos, por los daños causados por el incendio. La investigación se ha cerrado y ya sólo resta que la Fiscalía y la comunidad presenten sus escritos de acusación.

Según confirmaron fuentes judiciales, el titular del Juzgado de Instrucción número 14, Manuel Centeno, ha dictado recientemente el auto de procesamiento con el que da por cerradas las diligencias e imputa al acusado, de 67 años y conocido por sus vecinos como El Francés por su estancia en el país galo, por al menos 82 delitos de intento de asesinato (en un principio se le imputó por 11) y uno de estragos, en el que se recogen los numerosos daños que provocó en el edificio. El auto no ha sido recurrido por ninguna de las partes, con lo que el juez ha remitido el caso a la Audiencia Provincial para que, tras el pertinente reparto, una de sus secciones penales emplace a las partes para que presenten los escritos de acusación y después el de defensa.

Esto quiere decir que Rafael Peña se sentará en el banquillo de los acusados, aunque las penas que le reclamen por intentar volar el edificio donde vivía dependerán de lo que finalmente reclamen la Fiscalía de Sevilla y los vecinos que se personaron en el caso. No obstante, sólo el delito de estrago lleva aparejada una pena de entre 10 y 20 años. Rafael se encuentra en prisión preventiva desde que ocurrieron los hechos, tras confesar que preparó todo un sistema para incendiar y explosionar el edificio. Este año cumplirá los 70 años, así que una vez sea juzgado y exista sentencia firme podría solicitar una exención de la pena por razones humanitarias, debido a su elevada edad. Aunque llegado este caso, el juez podría determinar que fuera ingresado en un centro, máxime cuando se le ha diagnosticado un trastorno psicológico, o que se le imponga algún otro mecanismo de control.

Los hechos ocurrieron el 17 de julio de 2009 sobre las 4.40 horas. A esa hora, los vecinos del número 30 de Las Naciones se despertaron con una enorme explosión y rápidamente el hueco de la escalera se llenó de un humo negro espeso, por lo que muchos de ellos optaron por subir hasta la azotea del edificio de once plantas. La deflagración se produjo en el cuarto de los contadores y la caldera, que quedó completamente destruido.

En este habitáculo los Bomberos localizaron una bombona que no había prendido, sino que estaba soltaba llamaradas y gas, que se acumuló y fue lo que hizo que explosionara. Rafael vivía en el primero, justo encima del cuarto de contadores, y allí había preparado una auténtica bomba de relojería. En la vivienda había seis bombonas abiertas y unos 60 litros de gasolina repartidos entre el bloque y la casa, con la idea de que el incendio se propagara por todo el edificio. De no ser porque la explosión dejó sin luz al bloque y por la rápida actuación de los Bomberos hubiera sido una tragedia. Esa noche había unos 82 vecinos, aunque en el edificio viven más, que estaban de vacaciones de verano. Rafael dejó en su casa 120.000 euros tras huir con su perro chihuahua.

  • 1