lunes, 20 mayo 2019
09:01
, última actualización
Local

El plan de Zoido para Sevilla queda en el aire al no llegar el PP a la Junta

El alcalde confiaba en que Arenas desbarataría los proyectos socialistas y que aceptaría los planteamientos del gobierno local.

el 27 mar 2012 / 20:30 h.

TAGS:

Zoido tendrá que aclarar si apoya que la obra de la Línea 3 del Metro comience por Pino Montano.

La mayoría simple que impedirá gobernar a Javier Arenas le ha trastocado los planes al alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), quien antes de la pasada campaña electoral municipal ya apostaba por que el PP gobernaría en la Junta y en el Gobierno central. Por eso mismo defendió proyectos como la Ciudad de la Justicia en el Prado o una red de Metro construida de forma simultánea, completa y que llegue a barrios como Sevilla Este, Bellavista, San Jerónimo, Palmas Altas, Torreblanca, Polígono Sur y Alcosa.

Sin Arenas en la Junta, Zoido tendrá que aclarar si apoya o no que empiecen el próximo año las obras de la línea 3 del Metro en Pino Montano, como defienden los socialistas, y si está dispuesto a que la Ciudad de la Justicia, con una década de retraso, se levante junto a la Feria, en Los Gordales, como plantea el PSOE.

Por otro lado, sin el PP en el Gobierno andaluz, Zoido tendrá difícil que se cumpla su propio programa electoral, en el que reivindica a la Junta casi una veintena de centros -entre cívicos, para la tercera edad, de salud, centros de día colegios y guarderías- para los barrios de la ciudad. Además, el ahora alcalde incluyó en su programa electoral la reurbanización integral del barrio de Heliópolis con ayuda de la Junta, así como la rehabilitación ya pactada en el Parque Alcosa. Incluso prometió impulsar las ayudas a la rehabilitación para instalar ascensores, por ejemplo, en el Polígono San Pablo.

Sin los populares en el Ejecutivo autonómico, además, Zoido tendrá más difícil cambiar el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU). Una modificación que planteó el PP para dar uso a la antigua fábrica de Altadis y a la antigua comisaría de la Gavidia, por ejemplo, o para desarrollar suelos. Incluso la apertura de la segunda tienda de Ikea podría necesitar todavía un cambio en el PGOU. Y cualquier modificación estructural requiere el sí de la Junta.

Hasta los presupuestos aprobados por el PP para Sevilla podrían ponerse en entredicho, ya que el plan de saneamiento del Ayuntamiento aprobado por la Consejería de Economía y Hacienda no se está cumpliendo. La Junta podría darle un toque de atención o incluso intervenir.

Por otro lado, el alcalde diseñó las cuentas de Mercasevilla contando con el dinero que el Ayuntamiento adelantó por el ERE de 2007, con un coste de nueve millones de euros, un expediente de regulación de empleo del que el Gobierno de Griñán se desvinculó. Si el socialista vuelve a la presidencia de la Junta gracias al apoyo de IU, difícilmente el Consistorio recupere ese dinero. "Mercasevilla no saldrá adelante si la Junta no paga", llegó a decir el alcalde.

Ésta fue una de las reivindicaciones que Zoido le envió por carta a Griñán el pasado mes de septiembre, una misiva en precampaña andaluza que abrió el fuego cruzado entre PSOE y PP. En dicha carta, el alcalde también le reclamó a la Junta la conexión por AVE desde Santa Justa al aeropuerto de San Pablo, un proyecto guardado en el cajón por los socialistas por la falta de fondos. Precisamente la falta de dinero también frenó la construcción de las conducciones de Melonares, otra solicitud del alcalde tanto a Rajoy como a la Junta, y la ampliación del Museo de Bellas Artes. La Capitalidad de Sevilla también quedó en el aire.

Lo cierto es que los grandes proyectos de Sevilla requieren del dinero de la Junta o del Estado, y Zoido ahora no tiene a los dos a su lado. Incluso el apoyo de Mariano Rajoy a Andalucía podría verse mermado tras los resultados del 25-M, algo que se conocerá el próximo viernes cuando se presenten los Presupuestos Generales del Estado. De estas cuentas dependen desde la SE-40 -que tiene abiertos sólo diez de sus 77 kilómetros- a la SE-35, desde la restauración de Santa Catalina y la reconstrucción de 540 pisos de Los Pajaritos a los programas para El Vacie, desde la implantación de una Zona Franca en el Puerto a la prolongación del Cercanías hasta conectar con el Metro en Blas Infante y en Guadaíra-Pablo de Olavide. Proyectos todos prometidos pero sin fechas ni presupuesto.

  • 1