domingo, 21 abril 2019
06:45
, última actualización
Cultura

El Proyecto Lear alzará el telón en el Teatro Távora y aplaza una sala propia

‘Galileo’ se reestrenará en primavera abriendo una trilogía teatral que concluirá en 2013

el 17 ene 2010 / 19:58 h.

-->--> -->

Más de seis años ha tardado en echar a andar el Proyecto Lear, una ambiciosa iniciativa cultural que inicialmente perseguía recuperar una manera de hacer teatro, basada en la investigación y la experimentación, así como la reapertura de una sala de carácter privado en el centro de la capital hispalense. Una vez descartada o, al menos, aplazada sine die esta segunda parte de la idea -debido a cuestiones económicas-, los impulsores de esta empresa, los productores e intérpretes Roberto Quintana y Juan_Ruesga, han decidido ponerse manos a la obra con el aspecto más abarcable del proyecto: el creativo.

Para empezar, Quintana y_Ruesga acaban de constituir una unión temporal de empresas, resultante de sumar Odeón Producciones y_Arcadia Amarga, compañías de las que son propietarios, respectivamente.

Sin embargo, la formalización empresarial del Proyecto Lear no marca realmente su inicio, puesto que su verdadera puesta de largo llegará la próxima primavera, con el estreno en_Sevilla de Galileo, la primera producción de una trilogía que abarcará el periodo 2009-2013.

Esta obra, que fue preestrenada -en una versión no totalmente desarrollada- durante los pasados meses de noviembre y diciembre en la Casa de las Ciencias de Sevilla, se presentará ya completamente definida y perfilada en el Teatro de Salvador Távora.

Esta creación muestra las horas previas al juicio ante el tribunal de la Santa Inquisición al que tuvo que enfrentarse Galileo en Roma en 1633 por defender, enseñar y desarrollar la teoría heliocéntrica de Copérnico, es decir, que la Tierra giraba en torno al Sol.

La representación teatral, que en la mayor parte de su composición adopta la forma de monólogo, explora el conflicto entre ética profesional y supervivencia, ya que el científico debió escoger entre defender su ciencia o renegar de ella para conservar su vida.

"Estamos cerrando conversaciones con Salvador Távora porque creemos que su sala es el edificio más adecuado para esta obra, tanto por su localización como por la disposición de su patio de butacas, en forma de U", explicaron a El_Correo Ruesga y_Quintana.

Una vez estrenada en_Sevilla, el montaje entrará a formar parte del Circuito Andaluz de Teatro de la Junta, con la que recorrerá las salas de la comunidad durante el segundo semestre de 2010.

La segunda de las producciones, en la que comenzarán a trabajar este año para estrenarla en 2011, se llevará a cabo en colaboración con el Centro de Artes Escénicas Gregor Acuña, y consistirá en un espectáculo más experimental, que combinará teatro y danza contemporánea. Esta creación estará basada en El bello_Adolfo, producción de los años 70, de Roberto Quintana, basada en textos originales de Bertolt Brecht. "Nos gustaría realizar una exploración musical y un análisis de esta obra, desde la óptica del siglo_XXI", señalaron_ambos creadores.

La tercera de las producciones, que se estrenaría en 2013, aún está por definir, aunque estará basada en un clásico del Siglo de Oro.

Las primeras formulaciones que del Proyecto Lear hizo Roberto Quintana contemplaban la idea de recuperar para la ciudad un espacio escénico de gestión privada que sirviera de sede donde desarrollar actividades didácticas y tareas de investigación. Con estos planteamientos se comenzó a trabajar en 2008 junto al Ayuntamiento, en el marco del Plan Director de Espacios Escénicos. Se establecieron contactos con los propietarios del Cine Cervantes, de la antigua Sala Apolo y del cine X de la calle Trajano, pero ninguna de estas tentativas fructificó por diversos motivos, que impidieron llegar a un acuerdo económico.

Este panorama, sumado a la llegada de la crisis económica, obligó a Quintana y Ruesga a elegir entre abandonar definitivamente el_proyecto o descartar la creación de un teatro privado y dedicarse plenamente a la producción dramática. Tras decantarse por la segunda opción, aclaran: "No renunciamos a retomar nuestro sueño en el futuro".

  • 1