lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Deportes

El punto es bueno o malo, según para qué

¿Es bueno o no es bueno el empate en el Calderón? Pues depende de para qué: para la pelea por la séptima plaza es excelente, pues se logra ante un rival directo al que, además, se le gana el average particular, pero para quienes siguen mirando por el rabillo del ojo lo que hacen Valencia y Villarreal en la zona Champions se antoja insuficiente este punto.

el 26 feb 2011 / 22:08 h.

Reyes pide disculpas tras marcar al Sevilla.

Como la clasificación para la Liga de Campeones, el objetivo para el que Del Nido y Monchi confeccionaron este plantel, aún es matemáticamente posible, el Sevilla ha de poner toda la carne en el asador en este tramo final del Campeonato para tratar de consegurila, sobre todo ahora que ya sólo tiene un frente abierto y se pueden abolir las rotaciones. Para convertir en realidad ese sueño cada vez más lejano de la Champions -y todo lo que ello conlleva, presupuestariamente-, el empate del Calderón se antoja insuficiente, pues para remontar 11, 12, 13 ó 14 puntos -veremos qué hacen hoy Villarreal y Valencia- en trece jornadas es indispensable sumar de tres en tres, y mientras se sigan dando las facilidades defensivas que habitualmente concede este equipo, eso será difícil de conseguir.

El Sevilla, desde que se fuera Daniel Alves al Barcelona en el verano de 2008, tiene un serio problema en el lateral derecho que no ha logrado solucionar y está desquiciando a todo el sistema defensivo: ayer volvió a encajar dos goles y suma 40 en lo que va de Liga, a una media de 1,6 por partido, muchísimos, una barbaridad. Dabo se comió por ahí el primer tanto del Atlético y luego Sergio Sánchez, el segundo, con lo que quedaron equilibrados los golazos logrados antes por Negredo y Rakitic. Konko, Mosquera, Stankevicius, el mismo Adriano, Cala, Dabo, Cáceres, Sergio Sánchez... inquilinos todos ellos de una demarcación que parece maldita en este equipo pese a los muchos millones invertidos para hacerla sólida y fiable. En Oporto ese flanco derecho fue un coladero y ayer, más de lo mismo. Manzano no da con la solución y la sangría defensiva es realmente preocupante.

Si no corrige este lastre, a poco más de la séptima plaza podrá aspirar de verdad el Sevilla, si acaso a la sexta o la quinta, que para el caso vienen a ser lo mismo. Para ese nuevo objetivo, para el que ha marcado el devenir de una temporada con más sombras que luces, el empate sí es bueno. Para el otro, no.

  • 1