viernes, 19 abril 2019
18:55
, última actualización
Local

Don Juan Carlos firma la abdicación y cede el testigo a su hijo Felipe VI

En una sentida ceremonia en la Cámara Baja, el jefe del Estado renuncia al Trono tras 39 años, arropado por su familia y con el orgullo de haber instalado a España en la democracia

el 18 jun 2014 / 18:17 h.

TAGS:

El Rey Juan Carlos abraza al Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, tras firmar esta tarde la ley orgánica que hará efectiva a medianoche su abdicación, en una solemne ceremonia celebrada en el Salón de Columnas del Palacio Real. EFE/Juan Carlos Hidalgo El Rey Juan Carlos abraza al Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, tras firmar esta tarde la ley orgánica que hará efectiva a medianoche su abdicación, en una solemne ceremonia celebrada en el Salón de Columnas del Palacio Real. EFE/Juan Carlos Hidalgo (LAS IMÁGENES DE LA ABDICACIÓN DEL REY) El reinado de Juan Carlos I llegó ayer a su ocaso y hoy comienza el de su hijo, Felipe VI, después de poner fin a más de 39 años como jefe de Estado y convertir a su vástago en el nuevo Monarca. Su Majestad -que seguirá recibiendo este tratamiento a pesar de la renuncia-, de 76 años, protagonizó en el Palacio Real de Madrid la despedida de su cargo, en una ceremonia sencilla y breve, de apenas 20 minutos, pero cargada de una emoción que no pudo evitar que le aflorara en el gesto. Ante cerca de 170 invitados institucionales y delante de la Familia Real, el hombre que fue figura clave en la vuelta de la democracia al país sancionó con su firma la ley de su propia abdicación, 16 días después de haber anunciado su renuncia ante la sorpresa de su pueblo. Rey desde la medianoche, Felipe VI, de 46 años, será proclamado hoy por la mañana en el Congreso de los Diputados, al que acudirá como ayer junto a la ya Reina Letizia y a sus dos hijas. La emotiva ceremonia era para él su último acto oficial como Príncipe de Asturias. Yes que el título de Heredero pasa ahora a su hija mayor, Leonor, de ocho años. Ella y su hermana Sofía asistieron al final oficial del reinado de su abuelo y hoy estarán también en la Cámara Baja en el inicio del de su padre. En el Salón de Columnas del Palacio Real, la estancia en la que España firmó en 1985 su entrada en la Unión Europea, Juan Carlos I y Felipe VI se fundieron en un abrazo tras la promulgación de la ley de abdicación. Y el todavía Soberano cedió entonces a su hijo la silla de Monarca que ocupó hasta entonces, simbolizando el traspaso de la Corona.   El Rey Juan Carlos, en presencia de la Reina Sofía y los Príncipes de Asturias, firma esta tarde la ley orgánica que hará efectiva a medianoche su abdicación. / EFE El Rey Juan Carlos, en presencia de la Reina Sofía y los Príncipes de Asturias, firma esta tarde la ley orgánica que hará efectiva a medianoche su abdicación. / EFE AUSENCIA. Se da la circunstancia de que el padre del nuevo Rey no estará en la solemne proclamación de Don Felipe para cederle todo el protagonismo, según informó la Casa Real. Al acto de ayer asistió el Gabinete central en pleno, con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, a la cabeza. Estuvieron también sus antecesores vivos: Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y José María Aznar. Entre los representantes de las instituciones acudieron los jefes de los Gobiernos regionales, excepto los de Cataluña y el País Vasco, Artur Mas e Íñigo Urkullu, respectivamente, que sí estarán en el solemne e histórico acto hoy del Congreso de los Diputados. Don Juan Carlos, al que muchos llegaron a calificar como El breve, se va por la puerta grande con el cariño de la mayoría de los españoles, como rezan las encuestas de diferentes medios de comunicación de diversa ideología. Yes que, gracias a él, llegaron los juancarlistas, más fieles a él que a la Corona. Su hijo, Felipe VI, cuenta también con el favor de los sondeos. Mientras, antes del acto, una compañía de la Guardia Real rindió honores al padre del nuevo Monarca a su llegada al Palacio Real para el acto de sanción y promulgación de la ley orgánica de Abdicación de la Corona con una escuadra de gastadores, una unidad de música, bandera y tres secciones. También se rindió tributo con salvas de ordenanzas (21 cañonazos) y el himno nacional. Fue el epílogo de un gran hombre de Estado.

  • 1