miércoles, 24 abril 2019
18:37
, última actualización
Deportes

El Sevilla Atlético reacciona tras igualar ante el San Roque

Ante un rival ordenado, el Sevilla Atlético prolongó su pésima racha de resultados -firmó su séptima semana sin ganar- y, en el plano positivo, evidenció una tímida reacción.

el 01 nov 2009 / 21:49 h.

El sevillista Carreño pelea con el lepero Álex Hornillos

El San Roque de Alejandro Ceballos, la versión más sevillanizada de Segunda B, asfixió al doble pivote franjirrojo desde el minuto 1 y trató de alzar el triunfo con su eficacia. De inicio, los sistemas fueron premonitorios.

El entrenador del Sevilla Atlético, Diego Rodríguez, dispuso un 4-4-2, con el finés Pukki y Carreño en la definición, y su homólogo aurinegro optó por un versátil 4-1-3-1-1, con el ex coriano Añete en la mediapunta y el pichichi de la Liga, Joaquín, en la finalización.

El B asumió su rol en el encuentro con reservas. Los de la Carretera de Utrera no ofrecieron prestaciones ofensivas suficientes para gestionar el peligro.Javi Martínez, un lujo en la categoría y un incordio para Servando, botó una falta lateral que Cala peinó a la red.

El colegiado, enérgico, decretó posición antirreglamentaria. El San Roque intensificaba su presión en la medular, con Vicente entre líneas y Nando asfixiando a Marc Valiente, cuando el zaguero lebrijano repitió su papel y estrelló el cuero en la madera.

Ceballos ordenó un asedio a través de diagonales y el técnico local especuló. Redujo la libertad de Barranco y trató de agilizar las transiciones. Con José Carlos y Rodri en el banquillo, una decisión sorpresiva, las esperanzas franjirrojas se basaban en la calidad del inquieto Javi Martínez, vertical, con fe y un plus de ambición.

Tras un seco y envenenado chut de Joaquín en el ecuador del primer tiempo, el ex del C pudo batir al sevillano Isaac con una vaselina que se escapó a un metro del travesaño. Distribuía sin apenas argumentos el filial antes de un descanso salvador.

Tras el intermedio, el técnico local reprogramó su pizarra y adoptó decisiones camino de la lógica. Carreño perdonó el 1-0 con un disparo lejano que atrapó, firme, Isaac.

El B buscaba con insistencia el gol, aunque fue el San Roque, experto y con un amplio repertorio de estrategia, el que sí ajustició a Juan Martín. Y logró su propósito el cuadro aurinegro con una falta de Añete que sorprendió a Juan Martín, cuyo rechace, a bocajarro, fue enviado a la red por Servando.

El tanto asestó un duro impacto en el rostro del Sevilla Atlético, desorientado y a merced de su rival durante algunos momentos. Y hasta el ex coriano perdonó la sentencia. Buscaba oxígeno el B, dividido en dos áreas y sin un creador nato.

Y fue entonces, en plena fase de dominio visitante, cuando José Carlos empató en una acción a balón parado. 1-1. Combate nulo. El respeto mutuo contaminó la ambición local. El conformismo propició las tablas, un registro que no esquiva la crisis del filial.

Ficha técnica:

1.- Sevilla Atlético: Juan Martín; Morales, Paco, Cala, Redondo; Ikechi, Marc Valiente, Javi Barranco (José Carlos, m. 58), Javi Martínez (Víctor Díaz, m. 84); Pukki (Rodri, m. 79) y Carreño.

1.- CD San Roque: Isaac; Servando, Alfonso, Álex Hornillos, Vidal (Cisco, m. 86); Vicente; Juan Villar (Chapi, m. 56), Nando, Navarro (Chema, m. 69); Añete; y Joaquín.

Árbitro: García Cabrera, de Tenerife. Amarilla a los locales Morales, Paco, Cala, Redondo y Marc Valiente; y a los visitantes Álex Hornillos, Juan Villar y Añete.

Goles: 0-1, m. 57: Servando. 1-1, m. 75: José Carlos.

Incidencias: 1.200 espectadores en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros. Unos 300 aficionados leperos en las gradas. 

  • 1