lunes, 19 noviembre 2018
03:17
, última actualización
Local

El ‘tajo’ de la Junta en la nómina universitaria ronda los 45 millones

El CAU del martes 26 definirá la ‘nueva' Universidad andaluza que sale de los planes de ahorro

el 24 jun 2012 / 18:35 h.

TAGS:

Esta semana se definirá la nueva Universidad andaluza a la que obligan los recortes impuestos desde el Gobierno tanto central como autonómico. El martes 26 de junio está convocado el Consejo Andaluz de Universidades, que dará el visto bueno a los precios de las matrículas y a los programas de organización docente. Siete días después, según fuentes universitarias consultadas, el Consejo de Gobierno de la Junta le dará la última bendición.

Las universidades andaluzas, según el plan de recortes presentado por el Ejecutivo de José Antonio Griñán para contener el déficit, tienen que recortar 130 millones de euros de sus presupuestos para 2012, ya presentados. Ese ahorro, explican las citadas fuentes universitarias, se sustenta en tres patas. La primera de ellas tiene que ver con los programas que hasta ahora cofinancian Junta y Gobierno y de los que se ha descolgado éste último. La segunda se sustenta en el recorte salarial de un 5% de media en las nóminas de los funcionarios universitarios. En este capítulo, el ahorro ronda los 45 millones de euros, aclaran desde el ámbito universitario. La última de las patas depende de los planes propios de ahorro que están ultimando las universidades y que se centrará en el capítulo de gastos corrientes, es decir, de funcionamiento. En el caso de la Universidad de Sevilla, se presentará la semana que viene en Consejo de Gobierno.

Las universidades andaluzas han acordado un marco genérico en este proceso de rediseño obligado en el que la máxima es no destruir empleo . Pero esa es la máxima. Esto significa que, después, cada campus, en función de su realidad financiera, tiene autonomía para tomar decisiones. De esta manera se explica la decisión anunciada hace tan solo unos días por la Universidad de Almería de prescindir de sus profesores asociados (en su mayoría, profesionales con trabajo fuera de la Universidad que dan clases por poco dinero).

Los rectores andaluces aseguran que van a ahorrar "todo lo que puedan", pero se quejan de la "superposición de normas que recortan salarios y cambian sistemas de organización docente". "Haremos esta travesía del desierto con la esperanza de llegar todos juntos a tiempo a la tierra prometida", ejemplifican.

La realidad es que el panorama es tremendamente complejo. En el caso de la Universidad de Sevilla , el Vicerrectorado de Profesorado ha remitido unas instrucciones, hasta el momento provisionales, a los directores de departamento con el fin de que puedan ir organizando el trabajo para el curso que viene. Con el objetivo "innegociable" de mantener la plantilla, la Hispalense confía la cuadratura del círculo a la "solidaridad" en cada uno de los departamentos a la hora de elaborar los planes de organización docente. Es decir, a que los profesores se pongan de acuerdo y repartan las horas para evitar que haya que prescindir de compañeros. Pero la ley ampara, por ejemplo, a los catedráticos. Si alguno en su departamento se niega a asumir más horas, tiene la ley de su lado. Por eso, en las universidades andaluzas cruzan los dedos pero son conscientes de que los ánimos están caldeados entre sus filas y no descartan que el comienzo de curso comience subido de tono.

  • 1