sábado, 16 febrero 2019
15:18
, última actualización
Economía

El transporte de la lusa Simões gana peso en el comercio andaluz

Instalará en Sevilla otra central logística para aprovechar el trasiego con Portugal.

el 04 jul 2010 / 20:07 h.

José Luis Simões, presidente del grupo, en una reciente visita a Sevilla.

El grupo portugués de transporte y logística Luis Simões, líder en su país en esas actividades, ha diseñado una estrategia para crecer en Andalucía porque, arguye, aquí hay negocio, sobre todo en la industria agroalimentaria, y, asimismo, son crecientes las relaciones comerciales entre la comunidad y el Estado luso.

El presidente de la compañía, José Luis Simões, ha encabezado en fechas recientes una visita a Sevilla para perfilar esa mayor presencia y anuncia que ya busca ubicación para unas nuevas instalaciones que se sumen a los centros de operaciones logísticas de Granada y al de operaciones de transporte y logística de Dos Hermanas.

"Estamos mirando cómo crecer en Andalucía, dado que es una comunidad que tiene un trabajo interesante por hacer con Portugal y en la que mi empresa y yo nos encontramos muy bien", comenta el directivo en una entrevista concedida a este periódico. No anticipa mucho, sólo que prefiere el crecimiento orgánico a la compra de compañías rivales, si bien tampoco la descarta siempre y cuando aflore una oferta "que aporte valor". Habla, en concreto, de la necesidad de disponer de una plataforma logística más, que podría estar radicada en la provincia sevillana. "Es muy probable que así sea".

Comenta que la moderna distribución comercial, caracterizada por la concentración en unas cadenas que buscan la eficiencia de la superficie reduciendo los almacenes, adjudicando sus necesidades a centrales de compras y exigiendo una respuesta rápida a los proveedores y transportistas, hace de la cadena de suministro un factor "clave" para el éxito de cualquier empresa. En este sentido -agrega- las compañías andaluzas saben "muy bien producir y con buenas marcas", aunque deben hacer hincapié en cómo llegar con presteza al mercado y satisfacer las exigencias de sus clientes (hipermercados, súper...).

En estos momentos, el grupo atiende principalmente a firmas no marquistas -es decir, que no venden bajo marca propia, sino que fabrican para otras, y aquí entran los graneles-. El objetivo, indica el ejecutivo, miembro de la segunda generación de la familia empresarial Simões, es contar con una mayor presencia entre los fabricantes tradicionales de marcas, y para eso se requiere una logística más desarrollada y más tráfico dentro de la propia región andaluza.
De hecho, potenciar el trasiego de transporte y logístico en el interior de la comunidad, además del ya existente entre ésta y otras regiones de España y con Portugal, es uno de los pilares de su estrategia de expansión. Ahora, precisa, su cuota de mercado regional ronda el 30%.

"Sí, en Andalucía haremos algo más". Junto con la gallega, matiza José Luis Simões, es la autonomía que ha puesto más énfasis en las relaciones comerciales y empresariales con Portugal, y recuerda la reciente visita oficial a ese país del presidente andaluz, José Antonio Griñán, junto con una delegación de empresarios. "Existen proyectos interesantes y hay condiciones que, además, se pueden aprovechar para salir de esta crisis", apunta el directivo.

La vocación del operador logístico y de transportes portugués es la industrial, especialmente la alimentaria, "donde está el gran potencial de Andalucía, porque haya crisis o no, siempre hay que comer". En la entrevista, el máximo responsable de Luis Simões se pronuncia en varias ocasiones sobre la difícil coyuntura económica que atravesamos. "Hay vida después de la crisis", sentencia, y pone como ejemplo su propia empresa, que ha soportado varias, "y de todas ellas hemos salido reforzados".

Así, en un año, 2008, que califica como muy difícil, el grupo no creció en ventas ni en beneficios, pero "tampoco despedimos ni aplicamos expedientes de regulación de empleo". Y durante el año pasado, con la crisis pegando cual solano, la compañía creció un 2% frente a un sector que se derrumbó un 30%, y sin prescindir tampoco de trabajadores.

Es más, se invirtieron 15 millones de euros, y asegura que su capacidad de inversión de aquí a cinco se cifra en 30 millones como mínimo y en 150 millones como máximo, dependiendo de las oportunidades de expansión que surjan.

Durante el pasado año, la compañía obtuvo una facturación de 177 millones de euros -172 un año antes-, de los que la mitad se cosecharon en España. Presta servicios integrales de logística en más de 250.000 metros cuadrados de almacenes y tiene una flota de 1.988 vehículos en la Península Ibérica, con centenares de rutas diarias entre los dos países que la componen. Su plantilla media, sin contar con los colaboradores, se sitúa en alrededor de 1.800 personas.

  • 1