lunes, 10 diciembre 2018
14:50
, última actualización
Deportes

Emery, técnico 'cum laude'

Inauguró el Máster en Periodismo Deportivo de la US destacando la importancia de la formación y de vivir el momento. Sin horas y horas de trabajo, la suerte sólo puede ser puntual.

el 28 oct 2014 / 09:19 h.

SEVILLA FC 14-15 Emery repasa sus anotaciones antes de su charla en el Máster de Periodismo Deportivo. Foto: Manuel Gómez. El Sevilla está en boca de todos. Su última victoria lo ha situado al frente de la tabla junto al Barcelona, algo de lo que tiene mucha culpa Unai Emery. Con el regusto de ver a su equipo ahí en lo más alto, el técnico se convirtió en protagonista por un motivo distinto al habitual. Emery fue el encargado de inaugurar la II edición del Máster Propio en Periodismo Deportivo organizado por el Centro de Formación Permanente de la Universidad de Sevilla y su Facultad de Comunicación, con la colaboración del Sevilla. Durante el acto, celebrado en el salón de actos de la Facultad de Comunicación, se vio a un Emery tranquilo, feliz y, al mismo tiempo, prudente. Habló de su condición de entrenador del Sevilla, pero, sobre todo, de su trayectoria y de las claves que lo han llevado al éxito. No en vano, es uno de los técnicos de élite del fútbol europeo. Dirigiéndose a los alumnos, Emery hizo especial hincapié en la importancia de la formación para que toda persona pueda sentirse realizada. Así, recordó el día que se planteó cuál sería su futuro una vez terminada su carrera de futbolista y cómo fue pre0parándose para ese momento. “Sólo puedes aprovechar las oportunidades si estás preparado”, defendió durante su ponencia mientras estudiantes y autoridades académicas le escuchaban con atención. Emery recordó, asimismo, que su salto a los banquillos se produjo por sorpresa, cuando un buen día el director deportivo de su club, el Lorca, le invitó a entrenar a quienes hasta ese momento eran sus compañeros. Entendiendo que estaba ante su gran oportunidad, aceptó el reto e inició su exitosa trayectoria en los banquillos. El técnico, por otra parte, abogó por no encomendarse nunca a la suerte y sí trabajar con empeño. “No olvidemos ese viejo dicho: cuando vengan las crisis, que me pillen trabajando”, dijo para explicar ese afán por crecer, profesional y personalmente, desde que era un chaval. Emery incidió una y otra vez a los alumnos en que su futuro está en su mano y que sólo con perseverencia, horas y horas de trabajo y pasión por lo que hacen será posible alcanzar los sueños. La suerte –algo que repitió– sólo llega si detrás hay un trabajo y, en cualquier caso, no puede servir de justificación cuando existe una línea de argumentos detrás.

  • 1