viernes, 14 diciembre 2018
20:30
, última actualización
Deportes

Entre la necesidad y el riesgo

La grave lesión de Álex Martínez permite al Betis firmar un recambio de manera inmediata para el lateral.

el 12 nov 2014 / 10:29 h.

Martinez_BarcaB Álex Martínez, en el momento de su caída tras la entrada de Adama, futbolista del Barcelona B. Foto: RBB. Por segunda vez durante la presente temporada, la mala suerte azota al vestuario verdiblanco. Álex Martínez pasará por el quirófano el próximo lunes, según anunció ayer el doctor Santiago Pérez Hidalgo, y estará alejado de los terrenos de juego lo que resta de campaña. De esta manera, el Betis tiene decidido cubrir ese importante vacío y la cuestión es saber cuándo.Si ahora, aprovechando la opción de poder acudir al mercado antes de la apertura invernal, o más adelante. Las pautas a seguir están claras. El club puede firmar a cualquier futbolista que pertenezca a un equipo español o bien acudir al mercado de agentes libres, en España y en el extranjero. No parece que el canterano Francisco Varela sea una opción, ni siquiera de urgencia, ya que ayer no fue citado para el entrenamiento vespertino, como sí ocurrió en otras ocasiones sin percance de un compañero de por medio. En lo que se refiere al panorama nacional, en Primera hay varios laterales que apenas han contado con minutos en lo que va de temporada. José Manuel Casado (Málaga), Nacho (Rayo) y Aurtenetxe (Athletic) son algunas de las alternativas, aunque casi todos generan dudas. Nacho sólo ha actuado en la reciente derrota del Rayo frente al Eibar, mientras que Aurtenetxe –internacional sub 19 y 21– se mantiene inédito tras regresar de su periplo a préstamo en el Celta, donde disputó 20 compromisos de forma intermitente. La veteranía de Mané (Almería), antiguo deseo bético, es una opción más recóndita. El caso del malaguista Casado, excanterano del Sevilla, es temerario. Sufrió hace más de un año, cuando aun pertenecía al Rayo, una lesión de ligamento cruzado que a día de hoy todavía le impide estar en plenitud física. Durante el pasado ejercicio recaló en el Málaga, con el que apenas ha jugado 50 minutos en dos partidos. En la presente no se ha estrenado ante la sombra de Antunes y Boka. No es la primera ni la segunda ocasión en los últimos tiempos en la que en el Betis impera la necesidad de buscar un lateral izquierdo. El pasado año, sin ir más lejos, ya tanteó opciones como Saúl García (Racing) y Yuri (Real Sociedad). El joven cántabro, relacionado en verano con el Sevilla, continúa siendo titular con el conjunto racinguista. La opción de Yuri Berchiche se antoja más remota, pues ha tomado la titularidad tras la lesión de De la Bella. Tampoco es la primera ni tal vez la última vez que se desliza el nombre de Domingo Cisma, ahora en las filas del Elche. Pese al deseo del jugador, bético confeso, la operación no parece tener visos de llegar a buen puerto dado el protagonismo reciente del lateral sevillano en el equipo ilicitano. La tirante relación entre los dos clubes desde el traspaso de Jorge Molina también oscurece la situación. No sólo a España se reduce el campo de búsqueda. El Betis también puede firmar futbolistas extranjeros, siempre que no necesiten el pase internacional. El mercado de jugadores en paro ofrece distintas alternativas, aunque puedan parecer de difícil digestión, algunos por el alto coste de su ficha y la mayoría de ellos por la veteranía, el desconocimiento de la competición o la inactividad. Entre ellos destacan especialmente el suizo Reto Ziegler (Juventus) y el turco-alemán Malik Fathi (Mainz). También los serbios Dusan Andjelkovic (Krasnodar) y Aleksandar Lukovic (Zenit) o el norirlandés George McCartney (West Ham). Estas son algunas de las múltiples opciones por las que Alexis podría apostar si su cónclave con Velázquez se traduce en que el Betis fichará ya, no en enero. Otras fórmulas serían la cesión o bien poner el taco por algún objetivo claro, una iniciativa que no entiende de jugadores libres o con poco protagonismo. Lo más importante para el Betis es definir el perfil adecuado para no caer en viejos errores.

  • 1