martes, 11 diciembre 2018
22:40
, última actualización

Esta cabalgata está muy viva

La única cabalgata de reyes viviente de la provincia contará mañana con un reparto de 300 personas que recrearán escenas bíblicas en 11 carrozas.

bin_33679107_con_16608179¿Y si sacáramos los retablos de escenas bíblicas a la calle? ¿O los pasos de misterio hicieran procesión en pleno enero? Algo así debieron pensar un grupo de guilleneros a principios de los 90, cuando decidieron reinventar la cabalgata de Reyes. Podrían barajarse muchas opciones, pero apostaron por la que creyeron más llamativa, una cabalgata viviente. Algo así como montar un belén a tamaño real, con figuras estáticas de carne y hueso y un espectacular montaje a su alrededor. Esta original idea, única en nuestra provincia, se puso en la calle por primera vez en 1992 y, desde entonces, no ha dejado de crecer en carrozas, en participantes y en visitantes que acuden a Guillena Todo es singular en este desfile. Desde el gran número de participantes –más de 300– hasta el tamaño de las carrozas, para las que se usan remolques de camiones que miden entre 12 y 16 metros de largo. Con tanto espacio, la imaginación trabaja frenéticamente para componer una escenografía en la que se representan pasajes bíblicos relacionados con la Natividad –como la anunciación a María, el empadronamiento en Belén, la anunciación a los pastores o el nacimiento–, así como otras escenas más cotidianas, labores agrícolas, ganaderas y artesanales propias de la época en que nació Jesús. bin_33679095_con_16608789Y si se acelera la creatividad, más aún lo hace el montaje, puesto que los encargados de carrozas cuentan con apenas dos días para tenerlo todo listo. «Los camiones que nos ceden son la herramienta de trabajo de muchas personas, por lo que nos lo dejan con el tiempo justo, y tal como acabamos el recorrido tenemos que desmontarlo todo», comenta Antonio Ángel Delgado, integrante de la Asociación Cultural Estribaciones, encargada de la cabalgata. Su trabajo, junto a la colaboración del Ayuntamiento y empresarios locales, consigue hacer realidad el que se ha convertido en un nuevo día de fiesta para este municipio de la Vega. La primera parte del cortejo se compone de un total de 11 carrozas con montajes efectistas, que alcanzan incluso los cuatro metros de alto, y que combinan personas, animales y decorados en una unión perfecta que consiguen transmitir sensación de movimiento y vida a una escena totalmente inmóvil. La segunda parte ofrece el jolgorio y la alegría típicos de estos desfiles, con dos carrozas infantiles tematizadas y los tres Reyes Magos, que reparten sin cesar caramelos y juguetes. Polispán, yeso y elementos naturales se conjugan con todo tipo de estructuras para simular parajes naturales y edificios; utensilios y elementos decorativos ambientan en la época, acompañados de herramientas propias de la labores que se representan en las carrozas, todo montado en una carrera contrarreloj sin descanso ni horarios para que todo esté preparado antes de las siete de la tarde del día 5 de enero. Pero detrás hay mucha preparación, acudiendo a las fuentes documentales y cuidando al máximo los detalles, como el calzado o los ropaje, incluso las labores. Son todos mentes inquietas que solo piensan en sus carrozas y todo lo que ven durante el año «incluso en contenedores» es recogido y guardado para darle uso. bin_33679098_con_16608790Muchos son los nervios, el cansancio y las prisas en los días previos. Un inmenso trabajo que se ve recompensado desde el inicio de la cabalgata con los aplausos, los ánimos y la gran cantidad de personas que esperan y arropan el cortejo durante todo el recorrido. Ese, y no otro, es el secreto para permanecer tantas horas en una misma postura, sin moverse. «Mucha gente cree que somos figuras», comenta Francisco Manuel Gullón, responsable de una de las carrozas. «A mí una vez hasta me pellizcaron el pie para ver si era de verdad». El calor humano de tanta gente que los apoya y mucha mentalización posibilita aguantar el largo itinerario representando la misma acción hasta la llegada al Ayuntamiento. Durante tres horas, Guillena pondrá en sus calles 11 pasajes de la Biblia con los que alimentar la ilusión de una noche mágica en la que las figuras, como los Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar que con tanta ansia esperamos, están muy vivas.

  • 1