domingo, 18 noviembre 2018
09:01
, última actualización
Deportes

Francesco Molinari reina en Sevilla con una ronda de genio

el 06 may 2012 / 16:35 h.

La italiano sostiene el trofeo que le acredita como campeón.

El italiano Francesco Molinari, un hombre Ryder Cup y uno de los cabezas de cartel del torneo, se proclamó ayer de manera brillante campeón del Reale Abierto de España 2012, que se ha celebrado en el recorrido del Real Club de Golf de Sevilla. El espectacular campo de golf enclavado en el término municipal de Alcalá de Guadaíra ha servido de inmejorable marco de la edición centenaria del torneo que organiza la Real Federación Española de Golf, valedero para la Carrera hacia Dubai de un Circuito Europeo que cumple cuarenta años.

El menor de los hermanos Molinari, de 29 años, se convirtió en el primer triunfador italiano en la historia de la competición, gracias a una última vuelta incontestable de 65 golpes (-7) que, sumado al -1 que había cosechado en las tres primeras jornadas, le sirvió para ganar el torneo con una cómoda ventaja de tres golpes sobre sus perseguidores.

El transalpino salió a por todas y ya en el hoyo 1 consiguió el birdie, pero ese sólo fue el primero de un rosario de hoyos (3, 6, 8, 10, 13 y 14) en los que fue capaz de ir reduciendo su tarjeta. Así, al de Turín le bastó con hacer el par a los cuatro últimos hoyos y entregar una tarjeta sin bogeys para proclamarse vencedor y embolsarse el cuantioso premio económico (333.330 euros) reservado para el campeón, que cimentó su gran vuelta en una impresionante solvencia en todos los aspectos del juego. Sólo falló una calle de salida -evitar el rough era clave para aspirar a algo- y un green en regulación y con sus 31 putts -seis menos que en la jornada anterior- rubricó una tarjeta escandalosa que le sirvió para ganar su tercer torneo del Circuito Europeo tras el Abierto de Italia de 2006 y el WGC-HSBC Champions de 2010.

El día, por fin, fue impecable para la práctica del golf y eso animó a que numeroso público se diera cita en el Real Club de Golf de Sevilla. La guinda la pusieron los golfistas españoles, que aunque no pudieron alzarse con la victoria ante la exhibición de Molinari, sí consiguieron estar muy cerca de la cabeza. Los tres que partían con aspiraciones, Pablo Larrazábal, Jorge Campillo y Alejandro Cañizares, consiguieron acabar entre los cinco primeros. El mejor español ayer fue Cañizares, que con 69 golpes (-3) fue capaz de escalar tres posiciones y acabar en el segundo puesto, empatado eso sí, con el catalán Larrazábal y el danés Soren Kjeldsen, que hicieron 71 golpes en la última ronda.

El extremeño con raíces sevillanas y gran animador del torneo en clave española desde el primer día, Jorge Campillo, acabó su participación con dos bogeys al 17 y al 18 que le impidieron compartir la segunda plaza, algo que sí hizo en la quinta con el también danés Thorbjorn Olesen.

La maldición del líder. Por tercer día consecutivo en el torneo, el golfista que llegó como líder al tee del 1 no tardó en descolgarse de la cabeza. Ese fue el caso de Simon Dyson, que comenzó con un golpe de ventaja y lo hizo arrasando, con sendos birdies a los dos primeros hoyos. Pero pronto cometería errores. Sus bogeys al 5, 7, 8, 13, 15 y 17 le apartaron de los puestos de honor y le hicieron terminar décimo segundo.

Finalmente, sólo quince jugadores fueron capaz de ganar al campo en la suma de las cuatro jornadas, un dato que habla claro de la dureza del Real Club de Golf de Sevilla, uno de los mejores campos de golf españoles que ha dado la talla con creces.

 

  • 1