lunes, 18 febrero 2019
14:50
, última actualización
Local

Francia investigará "hasta el final" a la heredera de L’Oréal

El presunto fraude al fisco galo salpica de lleno al ministro de Trabajo.

el 27 jun 2010 / 19:13 h.

TAGS:

Lilliana Bettencourt.
El fisco francés anunció ayer que investigará "la totalidad de los activos" de la multimillonaria heredera del grupo empresarial especializado en cosmética L'Oréal, Lilliane Bettencourt, de 87 años, protagonista de un supuesto fraude a la Hacienda del país vecino que salpica al ex ministro de Presupuesto y actual titular de la cartera de Trabajo del Gobierno de Nicolas Sarkozy, Eric Woerth.
La intención del Gobierno es llegar "hasta al final" y aclarar este escándalo, según declaró ayer el sucesor de Woerth al frente del departamento de Presupuesto, François Baroin. En declaraciones a la emisora de radio Europe 1, Baroin prometió que las indagaciones llegarán "hasta el final" y hasta donde sea necesario "para saber exactamente lo que hay y dónde está". También aseguró que no hay ningún indicio sobre una hipotética intervención de Woerth en este caso, y le definió como una persona que ha hecho mucho en la lucha contra el fraude fiscal.


El anuncio de Baroin de que se investigará a Bettencourt se produce después de que el encargado de gestionar la fortuna de la anciana, Patrice de Maistre, reconociera que tiene dos cuentas en Suiza no declaradas por valor de 78 millones de euros. En conversaciones privadas de Liliane Bettencourt, cuyo contenido se divulgó en la prensa recientemente, se sugiere que la heredera puede tener propiedades en el extranjero no reveladas a las autoridades francesas con la presunta intención de evadir el pago de impuestos.


El escándalo ha llegado hasta Toronto (Canadá), donde el presidente Sarkozy, que participa allí en la cumbre del G-20, ha salido en defensa de su ministro y ha reiterado a la prensa que confía en él. "¿Mantengo mi confianza en Eric Woerth? Sí, total y completamente. Y si me hacen la misma pregunta mañana, les daré la misma respuesta", zanjó Sarkozy.


Sin embargo, lejos de acallarse, cada vez son más las alegaciones que pesan sobre el ministro galo en el sentido de que, mientras fue titular de Presupuesto (entre mayo de 2007 y marzo de 2010), pudo haber dado un trato de favor fiscal a Bettencourt. Además, se le reprocha que su esposa, Florence, sea consejera en la empresa que gestiona parte de los intereses de la señora Bettencourt, cargo que el propio ministro anunció que abandonará.
La heredera de la multinacional L'Oréal, la mujer más rica de Francia y una de las mayores fortunas del mundo, está también acusada por su propia hija de no estar capacitada para gestionar su dinero y de despilfarrarlo. Ella misma respondió a esas acusaciones el pasado día 19 desde las páginas del diario Le Monde y reconoció que ha hecho regalos pero que siempre lo hizo de forma voluntaria. "Tengo los medios para ser libre de mis actos", aseguraba la anciana al dirigirse a su única hija, Françoise Bettencourt-Meyers, quien intentó incluso que la Justicia francesa nombrara un tutor para su millonaria madre.

  • 1