sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Ganar y ganar

el 07 jun 2010 / 06:02 h.

TAGS:

Es lo que necesita el Real Betis Balompié para lograr el ascenso. Primero en El Helmántico ante el Salamanca el próximo fin de semana y en la jornada final ante la UD Levante.

Ganar y ganar. Las cuentas más absolutas son estas dos victorias en los dos últimos partidos para no tener que encomendarse a las matemáticas, tan peleadas y contrariadas habitualmente con el fútbol. Lo que era una quimera tras aquel empate ante el Real Murcia es hoy casi una realidad, porque todo está tan cercano que el trabajo, que empezó haciéndolo la afición y lo continuó el equipo, no pueden tirarlo los futbolistas del Betis por la borda. Una nueva muestra la verán en Salamanca con una peregrinación blanquiverde extraordinaria, y no digamos en la jornada final ante el Levante.

La afición. Queda lejos el partido del sábado ante el Numancia. Se precipitan tanto los acontecimientos que a estas alturas, cuando sólo vale ganar, hasta quedan lejos los análisis futbolísticos más inmediatos. Las carencias de la plantilla bética están más que analizadas y repetidas. Lo que nadie pone en duda es a la afición, que cuando lo más fácil hubiera sido tirar la toalla y dejar al equipo al pairo de sus funestos resultados vio una tenue luz en el horizonte y se lanzó hacia su salvación sin pensarlo, siendo capaz de poner lo que muchos de sus futbolistas no pusieron en muchos partidos durante la temporada. Estén seguros los dirigentes, los técnicos y los jugadores que si se consigue al final el ansiado ascenso una parte muy importante se deberá a la afición verdiblanca. Si no lo ven, la venda que tienen en los ojos se habrá adherido definitivamente a las pupilas y los habrá cegado para siempre.

Tras el sufrimiento, el debate. Quedan todavía seis puntos en juego antes del final de la temporada y nadie puede ni debe distraerse en este momento clave. Ahora bien, una vez que termine este desdichado paso por el pozo de la división de plata es hora de un debate sincero para que los aficionados béticos no tengan que sufrir los sinsabores de una temporada como ésta, porque estoy seguro que de seguir en este camino no encontrarán otra vez a la fiel infantería verdiblanca para solucionar los problemas. El fútbol es patrimonio del corazón y los aficionados responden a sus impulsos, pero se hastían de las necedades y las sinrazones.

  • 1