martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización
Local

González y Guerra cambian el guión y meten el fin de ETA en campaña

Los socialistas baten su marca en Dos Hermanas y salen a por el voto de los desencantados y en defensa de Rubalcalba.

el 05 nov 2011 / 11:36 h.

TAGS:

"Rubalcaba, presidente" o "Tú sí que vales". No lo cantaron, lo rugieron como posiblemente no lo oirá Alfredo Pérez Rubalcaba en lo que resta de campaña. Los 30.000 socialistas, con datos de la organización, que ayer se reunieron en el Velódromo de Dos Hermanas, recinto fetiche del PSOE, trataron de remontar el ánimo machacado por los sondeos. Solo un día antes el CIS difundía una encuesta que señalaba una victoria histórica del PP el 20-N, con una derrota sin paliativos en Andalucía, granero histórico del PSOE. Únicamente en Sevilla salvarían su hegemonía pese a perder dos escaños. Es la única provincia andaluza en la que ganarían los socialistas.


Y en ese ring saltaron los que, ayer se confirmó, siguen siendo los pesos pesados del PSOE. Los "insustituibles", según Rubalcaba, "los Beatles", dijo para explicar lo difícil que era actuar con esos teloneros. El expresidente Felipe González y el exvicepresidente Alfonso Guerra volvieron a ser pareja en un mitin 15 años después y su intervención no pasará desapercibida porque dieron un vuelco al guión escrito para la campaña y reivindicaron el papel de Rubalcaba como ministro del Interior en el comunicado de ETA anunciando el fin de la violencia.


Guerra fue mordaz, ingenioso y, él lo dijo, políticamente incorrecto. Verbalizó lo que una parte del PSOE llevaba tiempo queriendo oír. Los socialistas quieren un punto de inflexión, un revulsivo en la campaña y creen que puede venir reivindicando el papel del Gobierno en el fin de ETA. Para muchos con este tema se estaba pecando de "exceso de responsabilidad". Ayer varios dirigentes del PSOE-A coincidieron en asegurar que Guerra fue por libre al sacar este tema, que González terminó de rematar porque le dio la gana, pero que ambos han dicho lo que debían. "Es la primera vez que comienza una campaña sin los terroristas de ETA. 43 años esperando la noticia y ahora que ETA es derrotada no habla nadie de eso [...] La derecha no habla porque no soportan que hayan derrotado a ETA un gobierno socialista", dijo Guerra. "¿Qué hubiera pasado si lo hubiera hecho un líder con bigote? Seguro que han hablado con el del bigote ‘José Mari habla con tus amigos del Movimiento Vasco de Liberación a ver si se pueden esperar unos días'. Pero no, el que ha derrotado a ETA se llama Alfredo, está aquí en la primera fila. Ya sé que eso no se quiere decir, que es políticamente incorrecto, pero amarga la verdad en la boca", dijo.Pocos minutos después González dio un paso más al insinuar que el PP habría intentado retrasar el comunicado de la banda. Afirmó que ellos "jamás" le llamaron "Movimiento Nacional de Liberación Vasco". "Pero cómo se me iba a ocurrir llamar así a esos criminales. [...] Si hubieran podido retrasarlo un poquito, y si lo hubieran intentado", insinuó aludiendo al PP y por unos segundos se hizo el silencio. Rubalcaba no mencionó a ETA.No se oyeron ayer en Dos Hermanas alusiones a José Luis Rodríguez Zapatero. Griñán pidió el voto para Rubalcaba pero se equivocó y balbuceó sin terminarlo de pronunciar el nombre del secretario general del PSOE. Poco más. Y los militantes no corearon aquello de "dale caña al del bigote" que ha oído Zapatero cada vez que ha venido. No hizo falta. De dar caña se encargaron los históricos, sobre todo Guerra, que conserva una dialéctica electrizante.


Si algo pueden salvar los socialistas de la quema del CIS, es que a pesar de que Rajoy va a ganar por goleada, Rubalcaba sigue siendo el mejor valorado. "Queremos un líder en España inteligente, hábil, de pie, no queremos uno tumbado, perezoso, con desgana... Queremos a Alfredo. Estos señores de la derecha que se creen que ya han ganado. Hay que ver las prisas que tienen para seguir durmiendo la siesta en La Moncloa", reivindicó el número uno del PSOE por Sevilla. Sus mensajes también se saltaron el guión en lo económico. Guerra defendió a Grecia ["Los culpables no están en Grecia sino en Wall Street"; "Condenan a un socialista por convocar un referéndum y no a un tirano en Siria"] y cargó contra la recapitalización de los bancos. Sobre la política fiscal del PP dijo: "El PP quiere bajar los impuestos a los ricos y dicen que así se creará empleo. No hombre no, así adelantan un año el cambio de yate".


Rubalcaba intervino el último. Antes habían tomado la palabra Basilia Sanz, teniente de alcalde de Dos Hermanas y Susana Díaz, secretaria de Organización del PSOE-A. También José Antonio Griñán, Guerra y González. Dos horas de mitin y no era fácil mantener el pico de audiencia. El candidato repitió aquello de "es muy difícil cantar después de Camarón" y defendió que su campaña recurra al pasado, como le reprochan. "No me parezco en nada a Rajoy. A él le nombró Aznar, a mi Felipe. Él siempre que puede esconde a Aznar y yo estoy orgulloso de Felipe".


Y si los socialistas tienen una misión es tratar de repescar a sus desencantados y a los indecisos. Sólo así podrían dulcificar su previsible derrota. Pelean contra el PP pero también contra la abstención. "Los votos es lo más importante que tienen los ciudadanos, cuando menos se tiene más importante son los votos, con la indiferencia no se construye nada. Eso es lo que tenemos que pedir. [...] Nunca ha sido tan importante los votos y la política", abrochó Rubalcaba. Guerra también lo pidió: "Combatir a los indiferentes, a los cabreados con el PSOE, que se cabreen, que nos pongan de vuelta y media pero que vayan a votar, que ese papelito es el futuro".

  • 1