domingo, 24 marzo 2019
16:28
, última actualización
Local

Gran despliegue en una nueva búsqueda de Ruth y José

el 11 jun 2012 / 17:37 h.

TAGS:

Dispositivo policial desplegado en la finca.

Los familiares de Ruth y José, los dos niños desaparecidos en Córdoba hace más de ocho meses, entre ellos el padre, José Bretón, único procesado en este caso, y la madre de los pequeños, Ruth Ortiz, han entrado en la finca de Las Quemadillas sobre las 16,45 horas de este lunes con un gran despliegue policial para el nuevo rastreo de este inmueble de la capital cordobesa, en el que Bretón estuvo con sus hijos antes de denunciar la supuesta desaparición el 8 de octubre de 2011 y en el que la Policía Nacional ha buscado en numerosas ocasiones, todas ellas sin resultados, si bien en esta ocasión se empleará maquinaria pesada y otros medios sofisticados.

En concreto, sobre las 16,30 horas han entrado en la parcela los abuelos paternos, diez minutos después lo ha hecho el abogado de Bretón, José María Sánchez de Puerta, y seguidamente la madre de los niños, por un lado, y por otro, el juez del caso José Luis Rodríguez Lainz.

Posteriormente, en torno a las 16,45 horas ha entrado el furgón policial con José Bretón, procesado por la presunta comisión de dos delitos de detención ilegal, en la modalidad cualificada de menores y con la agravante de parentesco, y por simulación de delito.

Igualmente, en la finca han entrado varios camiones del Ayuntamiento de Córdoba, uno de ellos con una máquina excavadora, mientras que en las afueras de la finca hay distintas unidades policiales, así como numerosos periodistas y algunas personas con pancartas con las fotos de Ruth y José.

Cabe destacar que, según recoge el auto de procesamiento, el progenitor llegó a las 13,46 a la finca acompañado por sus dos hijos y no salió hasta las 17,30 horas. Durante ese espacio de tiempo, a juicio del juez, Bretón aprovechó para realizar el plan que supuestamente ideó desde hacía casi un mes, después de que su mujer decidiera finalizar la relación matrimonial.

Mientras, en el último auto, el juez relata que "si lo que pretendía el encartado era causar el mayor mal posible a su esposa en despecho por la que consideraba humillante ruptura de la relación matrimonial, es evidente que la solución que menos problemas podría acarrearle era la de matar a sus dos hijos y hacerlos desaparecer; contando como contaba de un amplio margen de tiempo para organizar un pequeño habitáculo para dar cabida a lo que no eran sino dos pequeños bultos con un peso no muy superior a los 30 kilos en total".

No obstante, en dicha parcela ya se ha rastreado en numerosas ocasiones, en algunas de ellas se llegaron a tirar tabiques del interior, e igualmente se ha buscado en los alrededores de la finca. Aún así, la opción de la parcela y el habitáculo se impone al escaso margen de tiempo del que gozó Bretón en su traslado a Las Quemadillas a mediodía del 8 de octubre o en su posterior desplazamiento de allí al Parque Cruz Conde, según razona el togado en su escrito.

  • 1