martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

Griñán rectifica y manda bajar la presión pública para la gran caja

El Gobierno de José Antonio Griñán y el PSOE andaluz enmendarán su estrategia para conseguir la gran caja andaluza. Tras el batacazo que se han pegado los dirigentes socialistas con la marcha de Cajasur,  se rebajará la presión a la fusión a Unicaja y Cajasol.

el 19 jul 2010 / 21:14 h.

TAGS:

El presidente de la BBK recibió ayer al alcalde de Córdoba.

El Gobierno de José Antonio Griñán y el PSOE andaluz enmendarán su estrategia para conseguir la gran caja andaluza. Tras el batacazo que se han pegado los dirigentes socialistas con la marcha de Cajasur del sistema financiero andaluz, el objetivo seguirá siendo la fusión de Unicaja y Cajasol para lograr una gran caja pero en público se rebajará la presión a sus presidentes.

Griñán no dudó en posicionarse públicamente reclamando al Banco de España que Cajasur fuera adjudicada a una entidad andaluza. El vicesecretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, hasta pocos minutos antes de la adjudicación de la cordobesa a la vasca BBK estuvo advirtiendo públicamente de las consecuencias de que la caja de la Iglesia acabara en manos de otra comunidad. De ahí el elevado coste político de la resolución del Banco de España, que ha dejado al Gobierno y al partido en evidencia. Fue una actuación "arriesgada", en palabras de Griñán. Los socialistas admiten que el ruido excesivo ha sido un error. En el mismo sentido, el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, defendió ayer que la gran caja en estos momentos requiere "prudencia", "tiempo" y "madurez".

"A partir de ahora voy a hablar muy poco de eso [la gran caja], ya no es hora de hablar más, ya es hora de otros actores", admitió ayer en rueda de prensa Velasco. "Los dos consejos de administración y sus presidentes han tomado cartas en este asunto, son ellos quienes tienen que hablar, nosotros ya lo hemos dicho todo y a todos", agregó. Braulio Medel y Antonio Pulido lo han pedido así a la Junta.Sí se pronunciará Velasco en el Parlamento andaluz esta misma semana sobre la reforma de la ley de cajas ejecutada por el Gobierno de Zapatero. Profesionalización sí, despolitización no. Capitalización sí, privatización no, quiso aclarar.

El número dos del PSOE-A admitió que el pasado sábado, durante la celebración del comité federal de su partido, alzó la voz para quejarse de "descoordinación y falta de información" desde Madrid en cuanto a la reestructuración financiera. "Dije lo que dije y lo mantengo, guste o no guste", admitió el dirigente socialista. Griñán no acudió a esa reunión en Madrid para comparecer en rueda de prensa en Andalucía. Su ausencia fue sonada. A Zapatero no le gustó el tono de la intervención de Velasco, según fuentes socialistas, y respondió tajantemente al andaluz. Insistió en apartar la política de las cajas.

El portavoz de los socialistas andaluces eludió concretar qué exactamente ha fallado en la interlocución con la dirección federal y tampoco quiso entrar en cómo es la relación de la Junta con el Ministerio de Economía de Elena Salgado. En caliente y en privado, dirigentes socialistas de Andalucía hablaron de "traición" del Ministerio. Pese al daño político, los socialistas andaluces aseguran que han hecho lo que debían y que lo repetirían. "Hemos defendido lo andaluz con uñas y dientes", dijo Velasco, que salió en defensa de Griñán: "Si se hubiera puesto de perfil, eso sí que hubiera sido una falta de liderazgo irresponsable".

Ahora el caballo de batalla es el empleo. Desde el PSOE-A estarán "ojo avizor" para que el desembarco de la BBK no suponga un recorte de plantilla. El Banco de España, dijo Velasco, ha hecho una adjudicación "incontestable desde el punto de vista numérico, ha elegido la oferta que menos cuesta a los ciudadanos", pero Unicaja sí garantizó que no habría ni un despido, sólo prejubilaciones y bajas incentivadas, puntualizó.

Hubo más reproches, duros, al Banco de España. Si Griñán dijo el sábado que "pudo hacer más", en el momento en el que la Iglesia decidió abortar la fusión con Unicaja, ayer Velasco culpó al organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez del desconcierto en cuanto a las fusiones. "El Banco de España ha cambiado tantas veces de criterio sobre las fusiones, estoy tan asombrado, que ya no me extraña nada, nada me llama la atención", dejó dicho.

  • 1