jueves, 21 febrero 2019
21:47
, última actualización
Local

Guardias que dan la vida

Los agentes Antonio Muñoz, José Manuel Iglesias y Juan Carlos Aragón han sido condecorados por asistir a una mujer que se puso de parto en pleno atasco de la SE-30

el 31 may 2010 / 12:32 h.

TAGS:

Tres agentes de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Sevilla recibieron ayer la Medalla de Protección Civil por atender el pasado 13 de abril un parto, el de una mujer que se quedó atrapada en un atasco en la carretera de circunvalación de la capital cuando se dirigía al hospital.

Los agentes Antonio Muñoz, José Manuel Iglesias y Juan Carlos Aragón tuvieron un comportamiento "admirable" en la solución de un problema "para el que no estaban especialmente preparados", según subrayó el general jefe de la IV Zona de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, que glosó su heroicidad.

Los agentes, que ni siquiera estaban de servicio sino que se dirigían a unas prácticas de tiro, actuaron cuando fueron alertados de que un vehículo en el que viajaba una mujer que estaba de parto no podía llegar al hospital: se encontraba en un atasco de diez kilómetros en medio de la SE-30, la carretera de circunvalación de la capital, en plena hora punta de entrada al trabajo.
Eran poco más de las ocho y media de la mañana y el pequeño Cristian había decidido que las prisas de sus padres, Paco y Eduvigis, no eran suficientes: había llegado la hora de nacer, sin esperar a culminar el trayecto desde su domicilio, en la avenida de la Barzola, hasta el hospital Virgen del Rocío.

padre con experiencia. Los guardias escoltaron el vehículo durante varios kilómetros, pero en un momento dado el conductor paró ante la inminencia del alumbramiento y uno de los guardias civiles se encargó de regular el tráfico, mientras que otro, que había asistido al nacimiento de sus dos hijos, ayudó a la mujer a dar a luz.

Cuando ya se había producido el nacimiento llegó hasta el lugar un equipo del servicio de emergencias del 061, que terminó de atender a la mujer y a su hijo recién nacido, y los trasladó hasta un centro hospitalario. Allí, los padres no dudaron en agradecer a los guardias su ayuda y bromear sobre el incidente: "De nombre Cristian, y de apellido Benemérita", dijeron cuando los tres padrinos se acercaron a cerciorarse de que su ahijado estaba bien.

El general Ceña aprovechó ayer para destacar que la Guardia Civil realizó en 2009 más de 120.000 servicios humanitarios, recordó que el Instituto Armado "nunca se esconde ante la necesidad, siempre estamos disponibles", y subrayó que los tres agentes condecorados son "un estímulo y un ejemplo" para el resto de los guardias.

El jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, Antonio Dichas, por su parte, enfatizó las numerosas felicitaciones que reciben por actuaciones humanitarias, incluso por personas a las que previamente han multado, según precisó.
Al acto asistieron el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, que resaltó que ante "cualquier situación de necesidad, los primeros en llegar" son los guardias civiles, y el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, que calificó la actuación de los agentes como "extraordinaria".

  • 1