lunes, 18 marzo 2019
21:05
, última actualización
Local

'Hemos tenido que abrir todos los días para paliar la bajada de clientes'

El teléfono del hall del restaurante San Marcos del barrio de Santa Cruz no para de sonar durante estos días solicitando reservas para cenas o almuerzos familiares, después de la avalancha sufrida por las comidas de empresas antes de Navidad.

el 15 sep 2009 / 20:45 h.

TAGS:

El teléfono del hall del restaurante San Marcos del barrio de Santa Cruz no para de sonar durante estos días solicitando reservas para cenas o almuerzos familiares, después de la avalancha sufrida por las comidas de empresas antes de Navidad. Algo fuera de las habituales peticiones para dos o cuatro personas, o de amigos que se reúnen durante el año.

En el salón, los camareros no dan abasto y la plantilla tiene que intensificar el trabajo para atender, como es debido, a todas las mesas. Los sevillanos conviven con foráneos en un restaurante donde las columnas de época árabe reflejan que se trata de un edificio ubicado en plena judería sevillana.

La pasta y la pizza son los platos estrellas incluidos en el menú que propone la carta: se compone de cinco platos, dos para picar y tres a escoger. El precio ronda los 50 euros.

Su encargado es Ángelo Ramacciotti. Lleva 32 años en España. Es el propietario de gran parte de la cadena Restaurantes San Marcos que hay por toda Sevilla y la provincia. Su padre es de Marruecos y su madre andaluza, concretamente malagueña. Él nació en Italia, como refleja su apellido, y habla correctamente español.

Comenta que en ningún momento se ha visto obligado a despedir empleados este año por el descenso en un 15% de los ingresos, "pero hemos tenido que abrir todos los días, para paliar la bajada en la afluencia de clientes".

Ángelo dice que "en Navidad hay dos tipos de clientes: aquellos que vienen para celebrar las fiestas con los compañeros de empresa y los grupos de amigos que se reúnen entre Navidad y Año Nuevo. Luego están las familias y parejas de jóvenes que reservan entre el inicio del año y el día de Reyes". Sin embargo, este año las comidas se han decantado más por los menús económicos -de 32 euros- o pedir a la carta. "La gente viene buscando lo más barato, comer en un restaurante bueno pero intentando tirar por lo bajo. Por lo menos, eso es lo que notamos, creo que será la crisis, que afecta".

Demasiadas comidas. "En el resto de Restaurantes San Marcos está pasando lo mismo", según Ángelo. "Creemos que la gente no está teniendo el dinero suficiente para mantener tantas cenas de Navidad. La verdad es que son demasiadas. Este año hemos tenido menos solicitudes, a pesar de no parar", comenta el dueño.

El perfil del cliente que va a comer al restaurante es de todo tipo, según Ramacciotti. "Estas navidades no está viniendo especialmente un cliente tipo. Observamos cómo no deja de venir gente, pero en menor afluencia. Aunque eso no signifique que estemos parados porque hasta el día 24 permanecimos abiertos".

  • 1