sábado, 16 marzo 2019
00:15
, última actualización

Imputan a la dueña de una finca de Bollullos de la Mitación por un supuesto delito de maltrato animal

Agentes del Seprona encontraron cerca de una treintena de caballos desnutridos y heridos

el 10 sep 2014 / 10:45 h.

Uno de los caballos desnutridos que encontraron los agentes. Uno de los caballos desnutridos que encontraron los agentes. La Guardia Civil ha imputado a la dueña de una finca de Bollullos de la Mitación por un supuesto delito de maltrato animal. Después de que un ciudadano denunciase telefónicamente al Instituto Armado un posible caso de maltrato de caballos, los agentes del Seprona de la Puebla del Río procedieron a comprobar los hechos y encontraron, en la finca denunciada, cerca de una treintena de equinos desnutridos. Los agentes realizaron una inspección de la finca denunciada, a la que fueron acompañados por un veterinario de la Oficina Comarcal Agraria Poniente de Sevilla, dependiente de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. La persona que figuraba como representante de la finca atendió a los agentes. Al parecer, en las instalaciones también trabaja una persona que se encarga de dar de comer a los animales con los alimentos que le proporciona la dueña. Durante la inspección, tanto los agentes de la Guardia Civil como el veterinario de la Junta de Andalucía comprueban el estado de los animales. De los 28 equinos, entre yeguas, caballos y potros, solo dos yeguas que se encuentran en un corral aparte presentaban un estado aceptable. El resto de los animales se encontraban en evidente estado de desnutrición. Además, muchos de ellos presentan mal aspecto, con lesiones cutáneas y heridas. Con respecto al alimento para los equinos, los guardias civiles solo encontraron en el almacén medio saco de pienso y cierta cantidad de paja en almacenada en «pacas». En el transcurso de la inspección, los agentes del Seprona observaron restos de una hoguera sobre la que habían depositado basura. Al removerla, empezó a salir humo y los guardias civiles percibieron un fuerte olor a cadáver en descomposición. En concreto, los agentes descubrieron fauna cadavérica todavía viva (larvas de dípteros y gusanos) así como trozos de animal grande, posiblemente equino, que no se habían quemado totalmente. Una vez recogidas todas las pruebas e indicios de un delito, los agentes levantaron acta del registro y procedieron a imputar a la mujer responsable de la alimentación y bienestar de estos animales en la finca por un supuesto delito de maltrato animal.

  • 1