viernes, 19 abril 2019
12:03
, última actualización

Ingeniería de matrícula

Una joven arahalense, Blanca Pedregal, está recibiendo numerosos premios al ser la ingeniera de Sevilla con mejor nota de su promoción, siendo ejemplo de sacrificio y superación

el 19 abr 2014 / 22:30 h.

La joven arahalense recibiendo el premio en el día de su graduación en la Universidad de Sevilla. / el correo La joven arahalense recibiendo el premio en el día de su graduación en la Universidad de Sevilla. / Foto: El Correo Desde que finalizara sus estudios hace un año, los premios han sido una constante en la carrera de Blanca Pedregal, una joven de 24 años, natural de la localidad sevillana de Arahal. Sus reconocimientos comenzaron nada más acabar sus estudios cuando la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Sevilla le entregaba el premio a la mejor nota de su promoción. Dicho galardón lo recogía en el acto de su graduación, en el cual se llevaba la grata sorpresa de ser premiada por tener el mejor expediente académico de todas las Ingenierías de la Escuela Superior sevillana. De esta manera, comenzaban los reconocimientos a esta joven estudiante quien no ha parado de cosechar éxitos desde la culminación de sus estudios a finales del año 2013. Unos premios que continuaron la semana pasada con la condecoración recibida por la Fundación Focus Abengoa, quien todos los años ofrece un premio a los mejores expedientes académicos. Su mejor baza, una nota media de 9,49 que casi roza la perfección, y que la ha llevado a obtener también el Premio de la Real Maestranza de Caballería por su buen hacer ante los libros. Unos galardones que han supuesto toda una sorpresa para Blanca María Pedregal, quien, a pesar de sus altas notas, no se esperaba que fuera la más alta de todas las ramas de Ingenierías de Sevilla. Y, aunque ahora no paran los reconocimientos, desde bien pequeña Blanca ha sido una alumna que destacaba sobre los demás en los diferentes centros de la localidad donde ha cursado sus estudios. De hecho, su formación siempre era culminada con matrícula de honor, algo que ella atribuye «a la constancia y al sacrificio realizado tanto en el colegio como en el instituto y en la Universidad». Precisamente, esa es su clave del éxito: «saber que tienes una meta y luchar por ella día a día», reconociendo, además, que hay que dejar muchas cosas de lado para centrarse en los libros. Su método ha sido «saber organizarme y dedicar el tiempo libre a mi familia y mis aficiones». No obstante advierte que hay que tener mucha fuerza de voluntad, ya que «como muchos jóvenes también me gusta salir, viajar o bailar, entre otros. Sin embargo, hay momentos, que sabes que no lo puedes hacer y tienes que encerrarte en casa». Una joven sacrificada cuya prioridad eran los estudios de Ingeniería Química que ha finalizado recientemente. A pesar de que los premios que está recibiendo la están pillando por sorpresa, sus buenas notas a lo largo de la carrera han sido una constante durante los cinco años que ha dedicado a licenciarse como Ingeniera en la Universidad de Sevilla. El consejo que Pedregal ofrece a los estudiantes es que se decanten por una carrera que les guste y les motive, «teniendo como preferencia en todo momento sus estudios». Admite que el camino hasta finalizar es largo y duro, sin embargo, «con un final que tiene como consecuencia tu futuro laboral». Ese sacrificio y esfuerzo realizado por Blanca han tenido su compensación en forma de trabajo, algo difícil de conseguir en estos tiempos de crisis. Sus buenas notas llamaron la atención de la compañía internacional Abengoa quien antes de finalizar la formación ofreció una beca de trabajo a la ingeniera. Una beca que compaginó con su proyecto fin de carrera hasta que pocos meses después fue contratada por la misma compañía. Actualmente, sigue trabajando en Abengoa Bioenergética, donde sus cualidades son aprovechadas para investigar diferentes bioproyectos, algo que apasiona a esta orgullosa trabajadora. Aunque Blanca reconoce que no todos los estudiantes han tenido la misma suerte y que muchos de ellos ven su futuro laboral fuera de nuestras fronteras. Su prioridad es seguir trabajando en una gran empresa nacional que le aporte bagaje laboral a su currículum. Algo para lo que está trabajando desde el Campus Palmas Altas de la capital hispalense. Sin duda, ha sido un año lleno de emociones para esta joven, quien además recogerá en diciembre el premio Ciudad de Sevilla a la Excelencia Académica. Una arahalense a la que aún le queda mucho camino por recorrer y que comienza en la línea de meta con un expediente brillante que, inevitablemente, abrirá las puertas de un futuro laboral de éxito.

  • 1