martes, 23 abril 2019
10:59
, última actualización
Local

Interior planea un protocolo para luchar contra la trata de inmigrantes

Todavía está "en fase embrionaria", pero el Ministerio del Interior está preparando un Plan Integral de Lucha contra la Trata de Personas. Según la directora general de Integración de los Inmigrantes, Estrella Rodríguez, su fin es evitar la explotación laboral. Previsiblemente, se aprobará en 2009.

el 15 sep 2009 / 16:30 h.

TAGS:

Todavía está "en fase embrionaria", pero el Ministerio del Interior está preparando un Plan Integral de Lucha contra la Trata de Personas. Según la directora general de Integración de los Inmigrantes, Estrella Rodríguez, su fin es evitar la explotación laboral. Previsiblemente, se aprobará en 2009.

Durante la presentación del libro La trata de personas con fines de explotación laboral, publicado por la Asociación Comisión Católica Española de Migración (Accem), Rodríguez explicó que el plan será similar al borrador presentado por el Ministerio de Igualdad para luchar contra el tráfico sexual.

El objetivo, dijo, es aumentar las garantías jurídicas y la protección para de las víctimas. Así, la directora general de Integración de los Inmigrantes avanzó que el plan incluirá "medidas policiales y sociales", aunque no precisó mucho más porque "los ministerios implicados: Interior, Igualdad, Trabajo e Inmigración, Asuntos Exteriores y Justicia aún estamos presentando los borradores con nuestras propuestas".

La idea es que el plan sirva de "instrumento de trabajo importante que permita no sólo la cooperación interministerial, sino también una mayor colaboración con todas las organizaciones que están en contacto con este fenómeno y que saben detectar precozmente este problema y ayudar a las víctimas".

El estudio sobre la explotación laboral publicado por Accem pone de manifiesto que la trata de personas es una realidad en España, aunque su magnitud es muy difícil de determinar porque este delito internacional no está tipificado en el Código Pena español y, por tanto, ni se persigue ni se sanciona en el país.

Según la coautora del libro Konstantia Nikopoulou, en España pocas víctimas de la trata y la explotación laboral suelen denunciar su situación porque en su mayoría son inmigrantes con cargas familiares y dificultades económicas que están en una situación de vulnerabilidad.

Además, suelen presentar un bajo nivel formativo, por lo que desconocen los derechos laborales y las obligaciones del empresario y temen perder su trabajo, necesario para mantener a su familia o para devolver la deuda contraída con la mafia que le ha traído a España.

La mayoría proceden de Sudamérica, Europa del Este y el África subsahariana, aunque el informe advierte de que también hay ciudadanos comunitarios, principalmente de nacionalidad portuguesa, búlgara y rumana.

Las víctimas suelen ser reclutadas en su país de origen y sólo cuando llegan a su destino descubren el engaño y son forzados a trabajar para devolver una deuda que, en el caso de los asiáticos, ronda los 20.000 euros, y en el de los ciudadanos del este de Europa y de América Latina, oscila entre 1.000 y 3.000 euros.

Según el estudio, los sectores más propicios para la explotación laboral en España son la hostelería, la vía pública (para robos o mendicidad), la construcción, la agricultura y el empleo doméstico. Para luchar contra la trata, Accem aconseja tipificar el delito en el Código Penal, iniciar un sistema integral de recogida de datos, redactar protocolos de actuación, reforzar la inspección laboral y poner en marcha campañas de sensibilización social.

  • 1