miércoles, 14 noviembre 2018
23:39
, última actualización
Local

IU remonta su década crítica

Pasa de dos a 11 escaños, recupera grupo parlamentario propio y promete “no mentir ni defraudar”.

el 21 nov 2011 / 00:16 h.

TAGS:

"No podéis imaginaros lo que se agradece de vez en cuando una alegría en la casa de los pobres", le espetó anoche a los suyos un exultante Cayo Lara para celebrar una remontada con la que IU supera los nefastos resultados de la última década, pasando de dos a 11 escaños y recuperando el grupo parlamentario propio que perdió en 2008.

La formación de izquierdas ha recibido el apoyo de más de 1.680.260 españoles, lo que supone el 6,92% de los votos y el 3,14% de la representación en el Congreso de los Diputados. "Nos están robando 14 escaños. El PP con un 44% tiene el 55% de los escaños", se quejó el coordinador general. "Tenemos 11 escaños, con otra ley tendríamos 25", remachó.

La aritmética electoral ha hecho que IU, con un porcentaje de votos que no llega al doble que hace cuatro años -ha pasado del 3,77% al 6,92%, unos 710.000 votos más- vea cómo sus escaños aumentan un 550%.

Sin embargo, el peso territorial desplaza a la formación como tercera fuerza política del país y la relega al cuarto puesto, ya que el tercero lo mantiene CiU. La formación catalana, con menos apoyo -1.013.979 votos, un 4,17% del total-, puede agradecerle a la Ley d'Hondt sus 16 escaños.

Por su parte IU, que ha bebido del desplome del PSOE al igual que el resto de las fuerzas minoritarias, está en deuda con los movimientos sociales que en los últimos meses han reivindicado una democracia más participativa, como el 15M o Democracia Real Ya, en especial por su mensaje contra el bipartidismo.

Sea como sea, Cayo Lara tenía motivos para estar feliz y agradecer el apoyo a sus votantes, ante quienes calificó el éxito de la formación como "un logro colectivo"; su papel estaba muy lejos de la hiel que tuvo que tragar su antecesor, Gaspar Llamazares (que ayer renovó su escaño), que renunció a seguir liderando IU en cuanto conoció los resultados de los comicios de 2008.

Lara compareció luciendo en la solapa la chapa verde que representa la defensa de la educación pública, la llamada "marea verde", y aprovechó sus primeras palabras para apoyar la escuela pública y para criticar que algunos electores hayan tenido problemas en las urnas por llevar las camisetas verdes alusivas al conflicto educativo que se mantiene en la Comunidad de Madrid.

El coordinador general, con una expresión casi idéntica a la que empleó el presidente José Luis Rodríguez Zapatero al ser elegido en 2004, se ha comprometido con sus votantes -en especial con los que han apoyado a IU por primera vez-, a no defraudarles. "Nos podremos equivocar, pero no vamos a mentir ni les vamos a defraudar", ha dicho.

Lara ha hecho otra promesa: que los diputados de IU no se van a "institucionalizar", sino que van a permanecer "con los pies en la calle" para ser "la voz de la calle en el Parlamento". No le ha faltado un guiño a quienes han elevado hasta los 11 escaños, y ha dicho que seguirá trabajando con las organizaciones que les han apoyado: "Con los sindicatos, con los parados, con los desahuciados, con los que creen en lo público, con los que sueñan con un mundo sostenible y con los que reclaman una democracia real".

De esa forma, ha citado entre sus prioridades la de construir la izquierda alternativa "que está haciendo falta" frente a las políticas neoliberales; conseguir "un nuevo modelo productivo en contraposición al modelo capitalista" o "rescatar la democracia" de manos de los mercados. "Se ha reabierto un camino nuevo para conquistar los sueños que tanta gente ha perdido", ha concluido.

  • 1